La afición del balonmano navero se encuentra de luto por el fallecimiento de su presidente Roberto Martín de Frutos. Una triste noticia que recibió en la mañana del pasado lunes cuando este joven de 44 años no despertó al cruzar la línea del tiempo. ‘Molina’, apodo por el que se le conocía, era un personaje de la afición del Balonmano Nava, siempre dispuesto a animar al equipo con el micro de la megafonía en mano, tanto en la cancha de Nava como en la de cualquiera de los desplazamientos a la que acudía junto a sus compañeros de la peña Frente Navaverde que presidía.

En la tarde del lunes sus restos mortales fueron enterrados en el cementerio de su localidad, Melque de Cercos, acompañado por una gran multitud de personas que lo apreciaban dado su carácter cercano y amable. Entre ellos sus compañeros luciendo la camiseta con los colores de la peña, con el sentimiento y dolor de acompañar a su amigo y presidente en el último viaje.

En la bancada del Frente Navaverde habrá un asiento ausente, pero siempre presente porque la afición le tendrá presente en su memoria como ejemplo de buen aficionado y mejor persona.