Luis Nieto junto a la obra más importante de su muestra, 'Armonía y destrucción'. / C.N.
Publicidad

La sala de exposiciones del Centro Tenerías de Cuéllar acoge hasta final de mes una particular obra que sin duda evocará sensaciones en el espectador. Su autor es Luis Nieto y muestra una colección que se basa en el abstracto y cuenta con varios formatos. Nieto, que inauguró la muestra el pasado miércoles, explicó que la colección desplazada hasta Tenerías puede dividirse en tres partes. Una de ellas es la abstracta pura, y deja abierta a la sensibilidad del espectador cada una de las obras que la componen. La combinación de formas y colores pretende sugerir algo al ojo del público, pero no existe historia, tan solo color y forma.

Por otro lado, cobra peso y fuerza en la exposición la parte de obra visual que se combina con la literatura, los poemas. Llama especialmente la atención una obra efímera compuesta de sal y que el autor realizó in situ para la exposición; se trata de sal sobre soporte horizontal y una hendidura que deja entrever unos versos del poema ‘Hombre y botella’, de Wallace Stevens. El autor explica que quiere reflejar en esta “instalación” el invierno, una evocación a la nieve, con un material que fuera cercano visualmente a este elemento natural. La mayoría de sus obras se disponen en formato cuadrado, colocado de diferente manera a la original, acopladas a las características de la sala.

La peculiaridad de su obra, además de en la reflexión, está en el material utilizado: polvo de mármol, carbón, polvo de antracita o la ya mencionada sal. Pero a sus obras abstractas le acompañan soportes de madera, papel que se deja ver entre la figura y el fondo, y líneas de acrílico. Fijados con cola y creando unas texturas  brillantes y atractivas, los colores pasan por el negro, blanco, gris y beige, en sus diferentes tonalidades y variaciones, todo con la intención de componer un bello puzle visual.

Nieto ha expuesto en lugares destacados, como el Patio Herreriano de Valladolid, el Palacio de Pimentel y otros espacios de arte. De su pintura lírica hace tiempo ha ido pasando a ser “un pintor cada vez más geométrico”, como él mismo se define. La obra más importante de su colección también se mira en horizontal, y recuerda a un tablero de ajedrez, pero en la que se fijan textos llenos de significado histórico. De hecho, el texto -que puede leerse también sobre la pared- son frases de algunos de los dictadores que han marcado el devenir de las guerras más relevantes; Hitler, Stalin, Pinochet o Mussolini, “en el dominio de lo monstruoso” aparecen para, de nuevo, hacer reflexionar sobre la armonía y la destrucción, lo que da título a la obra.

La exposición se mantendrá hasta el día 30 y se puede disfrutar de 11.30 a 14.30 horas, y de 17.30 a 20.30 horas; lunes cerrado en jornada completa y martes cerrado por la mañana. Cuéllar vuelve a ser espacio de arte en todos sus conceptos, y Tenerías vuelve a funcionar como una valiosa galería de arte de la que aprovechar cada rincón.