Los muladares segovianos retoman su actividad con el sistema ARCAN

El Colectivo Azálvaro será el responsable de gestionar los comederos, contando la agrupación ornitológica espinariega con el apoyo de la Consejería de Agricultura

1

El Colectivo Azálvaro será el responsable de gestionar los muladares segovianos a través del sistema de gestión ambiental ARCAN (Autogestión de la Red de Comederos de Aves Necrófagas). El presidente del Colectivo Azálvaro, José Aguilera; el director general de Producción Agropecuaria y Desarrollo Rural, Jesús María Gómez; Oscar Sayagués, coordinador de Servicios; y Emilio García, gerente del grupo de acción local Segovia Sur, mantuvieron hace unos días una esperanzadora reunión en favor de la conservación de las aves necrófagas.

En este encuentro, el Colectivo buscaba el apoyo de la Consejería de Agricultura y Ganadería para la buena gestión de los muladares tradicionales como puntos de alimentación suplementaria para la avifauna carroñera, así como erigirse responsable en la implantación del sistema de gestión ambiental ARCAN, entidad operadora de la retirada y destrucción de los animales a través del depósito autorizado en muladares, armonizando las políticas sanitarias con las de sostenibilidad y conservación e incremento de la biodiversidad.

“El Colectivo Azálvaro lleva ya tiempo realizando la gestión de los lugares destinados a la alimentación de aves necrófagas en el territorio de Castilla y León”, comentó José Aguilera, quien asimismo manifestó que toda su labor se realiza según el protocolo de autorización firmado por la Dirección General del Medio Natural y por la Dirección General de Producción Agropecuaria.

En opinión del presidente del Colectivo Azálvaro, “resulta laudable el compromiso contraído por Ganadería en la implantación de este procedimiento de gestión que cumple con la normativa vigente relativa a sanidad animal y conservación de la biodiversidad, y que viene siendo defendido desde el 2007”. También se valoró positivamente la propuesta del proyecto ARCAN dentro del Plan General Vultur-Voltoya, como paliativo a las deficiencias de algunos muladares autorizados dando cabida a criterios de investigación científica y de educación ambiental.

El principal objetivo del proyecto ARCAN, pionero en el país, es el de gestionar la recogida y el tratamiento de cadáveres de animales y subproductos para la alimentación de aves carroñeras en comederos. Se trata de un sistema a través del cual el Colectivo ofrece a los ganaderos la retirada de sus cadáveres y residuos generados para ser transportados a los comederos de aves carroñeras, garantizándoles la total bioseguridad en el proceso de eliminación y su participación en un proyecto comprometido con el medioambiente y con la conservación de las aves necrófagas.