Los expertos abogan por una mejor educación y comunicación ambiental

Varios periodistas y comunicadores señalaron que las informaciones sobre el medio ambiente comienzan ahora a interesar a un público, cada vez más sensibilizado.

1

Periodistas, comunicadores y divulgadores ambientales han coincidido en la necesidad de mejorar la comunicación y la educación ambiental para lograr “ciudadanos comprometidos” que ejerzan como “piezas de un puzzle” para avanzar hacia un futuro sostenible y concienciado con el medio ambiente y lucha contra el cambio climático.

En el curso de verano de la Universidad Politécnica de Madrid ‘Ciudadanía, educación y comunicación ambiental: Hacia una sociedad responsable’ que se ha celebrado este lunes y martes en La Granja de San Ildefonso el filósofo Fernando Savater apeló a la responsabilidad individual de cada ciudadano que no puede escudarse en la “culpabilidad colectiva y global”. Para ello, es preciso que este se sienta comprometido por que se sienta protagonista de la vida social y sea consciente de su papel “protagonista en la vida cívica”.

A su juicio, para que un ciudadano se comprometa tiene que estar informado y por ello ha apelado al “esfuerzo de honradez y ética” que deben realizar los comunicadores, que deben contribuir a desarrollar la idea de la responsabilidad individual y colectiva.

Para el consejero delegado de Ecoembes, Óscar Martín, se necesita informar para “ganar las conciencias colectivas que permitan lleva un estilo de vida comprometido” y advirtió de que 2015 es un año “especialmente importante” porque el mundo se juega en la Conferencia de las Partes de la Convención de Cambio Climático de la ONU que se celebrará en París a finales de año el futuro del desarrollo del planeta no solo atendiendo a las cuestiones económicas sino a las sociales y ambientales.

En este contexto, periodistas ambientales como Miguel Corral, de El Mundo, celebró que el medio ambiente comience a interesar de verdad a los directores de los medios de comunicación y pese a las dificultades actuales en la profesión confía en que en el futuro habrá mayores oportunidades para la información ambiental porque a la sociedad le preocupa el medio ambiente, así como otros asuntos relacionados con este, como el agua, la pobreza o las catástrofes sociales derivadas del cambio climático.

Al mismo tiempo, cree que el hecho de que se esperen 20.000 periodistas en la Cumbre del Clima de París, frente a los 10.000 que acudieron a la cita de Copenhague en 2009 es un “dato halagüeño” que le hace tener la “sensación de que en París va a pasar algo mayor” porque ya hay síntomas y signos, como la Encíclica del Papa Francisco de que “se va a lograr un acuerdo y compromiso global” y, en ese sentido ha puesto de ejemplo al diario británico The Guardian que genera “más páginas de cambio climático que cualquier otro tema de actualidad, incluido Grecia”.

Además, Miguel Ángel Ruiz, jefe de Sociedad y Cultura de La Verdad de Murcia expuso las distintas posibilidades y herramientas de acercar el medio ambiente a la población desde la información local ya que a los ciudadanos les interesa, en su opinión, las cuestiones cercanas que pueden comprender. A su juicio, los contenidos ambientales siempre han existido en los periódicos pero ahora se enfocan mejor y existen nuevas herramientas con las que informase “con fundamento” como los blog, entre otras.

Al mismo tiempo, el responsable de Medio Ambiente de Canal Sur TV defendió que no se puede hacer periodismo digno en condiciones indignas y ha asegurado que “otra televisión es posible” y ha alertado de los peligros de ser “esclavos” del espectáculo que es “el enemigo” de la información rigurosa. Por su parte, el geógrafo y presentador de Aquí la Tierra de TVE, Jacob Petrus, explicó el modelo del programa que pasa por hacer un “ecologismo positivo” para acercar la meteorología a la población porque la apuesta es que es mejor valorar que denunciar.

Mientras, en otra mesa redonda se reflexionaba sobre el papel de las empresas en el medio ambiente y la lucha contra el cambio climático así como su incidencia a la hora de transformar y fomentar la educación ambiental y la evolución de su responsabilidad corporativa en estas materias. En este contexto, se analizaron las distintas herramientas para ayudar a las empresas a adquirir mayor sensibilidad y conciencia sobre el cuidado del medio ambiente.

Durante la segunda jornada, el director de comunicación de Ecoembes, Antonio Barrón, expuso el sistema de “colaboración” de este sistema integrado de gestión y su evolución desde que en 1998 se pusieron en las calles los contenedores para envases azul y amarillo. Para este SIG, según Barrón, las patas del “éxito” del sistema son las 12.000 empresas que ponen los envases en el mercado, las administraciones responsables y los ciudadanos que son “la clave” ya que sin ellos, el sistema de reciclaje “no funciona”. Por ello, cree que el momento actual es crucial para sensibilizar a los ciudadanos en el cambio climático y que estos deben pasar de la sensibilización a la acción. “Debe pasar de ser un receptor pasivo a cambiar el chip y empezar a actuar como una pieza de un puzzle en la lucha contra el cambio climático”.