Los vecinos se manifiestan contra la concentración parcelaria
Publicidad

La mañana de hoy en la localidad de Gomezserracín comenzaba muy movida con la concentración de medio centenar de vecinos a las puertas del Ayuntamiento. La razón: la inminente concentración parcelaria de pinares para poder acometer la tercera fase del proyecto de recarga de regadío de El Carracillo. Pancartas y el ruido de las cacerolas, desde antes de las 10 de la mañana, se pudo escuchar como muestra del descontento de una población que es parte de una comarca a la cabeza en área hortofrutícola.

Ana María Aceves es vecina del municipio y afectada. Asegura que existe una “tremenda desinformación tanto de la recarga como de concentración de pinares”. Explica que la primera vez que se comunicó a los vecinos se habló de un beneficio para ellos, pero que en ningún momento se les mencionaron las “84 perforaciones que están programadas”; “los vecinos se han dado cuenta de que no hay beneficio para el pueblo, y que solo van a coger el terreno que les hace falta para acometer los caminos y las obras”. Añadió además que con esta recarga, los pinares se van a ver muy afectados, como indicó otro lugareño, que asegura que ya se están notando los efectos allá donde se ha metido agua, con pinos secos y totalmente inaprovechables. Aseguran que el estrés hídrico de “mucho agua en invierno y seco en verano, a la vuelta de 5 años hará que las 1.200 hectáreas de pinares de Gomezserracín se vean secas”. “Gomezserracín será un arenal y el pueblo será un desierto”, afirma esta vecina. Muy afectada, aseguró que esta manera de manifestarse es un alivio para los vecinos, en su mayoría de avanzada edad y trabajadores de la tierra toda su vida; en este momento, ven cómo aquello por lo que han trabajado “se lo queda la administración”. Sobre todo, muchos muestran su disconformidad con el uso posterior de esos pinares.

A las 10.00 de la mañana, dos técnicos del ITACYL llegaban al Ayuntamiento de la localidad para comenzar con el trabajo de recogida de documentación, mientras los vecinos aumentaron el nivel de sus protestas, llegando incluso a abrir la puerta del salón de reuniones, donde se pueden ver los planos de parcelas de pinares. La agitación de sus pancartas y el ruido pretendieron interrumpir durante largo tiempo los trabajos de los técnicos, que accedieron al edificio entre la extorsión.

Otro de los vecinos allí presentes, Ángel Sancho, agricultor y afectado por esta “injusta” concentración, habla conciso sobre la política que se está llevando a cabo.  “La Junta de Castilla y León, un gobierno de derechas, está aplicando las mismas normas de nacionalización que si esto fuera Venezuela, como si fuera un gobierno chavista refugiado en unas siglas de derechas”; “es vergonzoso, están humillando a este pueblo y no a los otros ocho de la Comunidad de Regantes, que automáticamente tenían que haber prohibido la corta de pinos como se ha hecho aquí desde hace dos años, que no se pueden aprovechar ni siquiera teniendo necesidades económicas”, comentó el vecino, que asegura que además se les tacha de tener los pinares descuidados. “Es una desigualdad sin parangón”, añadió el vecino, que afirmó emocionado que siente “pena por la gente mayor que ha estado toda la vida cuidando ese monte y ahora no puede ni en su vejez aprovecharse del trabajo que han hecho, porque Medio Ambiente no deja ni arrimarse”. Piden que se respete la zona arbolada como en otros pueblos y van más allá, porque aseguran que esto “solo beneficia a grandes empresarios”. Junto a más afectados de la localidad, aseveran que una masa de agua de tanta calidad debería mantenerse para consumo humano en el futuro, cuidarlo, pero no para beneficiar a grandes empresarios hortofrutícolas, ya que “ningún pequeño agricultor se va a beneficiar de esto”. “Están aprovechándose de nuestro término porque tenemos un acuífero, pero pueden llevar agua a su término y hacer balsas grandes, que ya se ha hecho en otro sitios”. Aseguran que hay una alternativa totalmente factible que permite no tocar los pinares, preservarlos como han hecho desde Gomezserracín durante toda la vida. Además, explican que la Comunidad de Regantes obtiene otro beneficio más por parte de la Junta, que les permite realizar “perforaciones de emergencia” en caso de sequía.

Los vecinos confiesan que el pueblo está “enfrentado como nunca” entre los que están a favor y en contra de esta concentración, mientras los que muestran su disconformidad mueven por vías legales todo lo posible para parar esta concentración, esta “inundación que después traerá sequía”.