Los vecinos de Abades muestran su devoción por el ‘Cuatrojunio’

1162

El coronavirus obligó a los vecinos a vivir la Romería de la Virgen de los Remedios de manera diferente. Sin embargo, no dudaron en festejar el ‘Cuatrojunio’ mostrando su devoción a través de diferentes actos simbólicos.

Esta celebración lleva arraigada en el municipio segoviano de Abades desde 1878, fecha que coincide con un gran nublado que asoló el pueblo. Los relatos populares de la localidad cuentan que , gracias a la Virgen, en los años venideros las tormentas no causaron mayores daños y, por ello, desde el siglo XIX los vecinos marchan dos kilómetros desde la iglesia a la ermita para honrar a su patrona.

En anteriores ocasiones, el recinto de la ermita de Nuestra Señora de los Remedios acogió diferentes actividades durante toda la jornada. Desde eventos religiosos como la solemne misa tras la llegada de la imagen desde la parroquia local, el rosario, la procesión de los más pequeños en andas de la Virgen o la salve; hasta momentos de ocio como el refresco popular o los bailes regionales.

En esta ocasión, dada la situación, el programa previsto tuvo que cancelarse y adaptarse. Así, a las 12.00 horas y a las 18.00 horas tuvo lugar el repique de campanas para recordar la celebración religiosa que hubiera tenido lugar. Además, el acto simbólico de por la mañana se acompañó de una oración virtual a través de Facebook realizada por el párroco de la localidad. De igual modo, a las 19.30 horas se procedió al canto virtual del himno de la Virgen.

Asimismo, días previos a la celebración, se procedió al traslado de la imagen a la ermita, donde se colocó en el centro del templo rodeada de flores para que los fieles pudieran rezarle desde las ventanas, pero evitando las aglomeraciones.

Un año más, el municipio demostró con devoción la importancia de la Romería, esperando juntarse al año que viene al grito de ¡Viva la Virgen de los Remedios!