Los usuarios de la biblioteca de Fuentepelayo viajan a Aranjuez

Los vecinos conocieron los distintos estilos arquitectónicos antes de participar en una representación teatral en Madrid

134
Los participantes en la excursión hicieron un alto en el camino para fotografiarse en una de las fuentes de Aranjuez. / e. A.
Publicidad

Dentro de las tradicionales Jornadas Culturales y Literarias que anualmente organiza la Biblioteca Pública de la Fundación Caja Cega de Fuentepelayo en colaboración con Cajaviva y el Ayuntamiento de la villa, la junta rectora de dicha entidad organizó un viaje cultural y recreativo al Real Sitio de Aranjuez para adentrarse en el conocimiento exhaustivo de su conocido Palacio Real.
Hace escasas semanas el centro de interés se puso en el arte gótico a través del viaje realizado a Burgos para descifrar algunos aspectos arquitectónicos y religiosos de su catedral. Ahora y siguiendo cronológicamente la historia, los usuarios cotidianos de la biblioteca de Fuentepelayo decidieron dar un paso hacia adelante y empaparse del “barroquismo” que impregna el desarrollo de las residencias de verano de la familia real española.
En la mezcla de arquitectura y literatura, en la visita anterior, se produjo una comunión entre la catedral de la capital burgalesa y el fomento de la animación lectora con la actuación de la compañía artística de Elia Tralará. En esta ocasión, se compaginó la visita al Palacio de Aranjuez y la conmemoración del Día de la Biblioteca con la confección de un pictograma.
Nada más abrir el turno de visitas al Palacio de Aranjuez, ya estaban ahí dentro la docena de miembros que componen la junta de la biblioteca de la Fundación Caja Cega. Se hizo un análisis pormenorizado de las distintas etapas que conformaron la construcción del recinto palaciego y los avatares por lo que pasó hasta llegar al edificio que hoy podemos contemplar. A la vez que se estudiaron cada una de las aportaciones de los arquitectos Juan Bautista de Toledo y de su discípulo Juan de Herrera, también se aprovechó para conocer con detalle un estudio pormenorizado de las connotaciones de cada uno de los reyes de España, desde Felipe II hasta Fernando VII y sus aportaciones a la historia de nuestro país.
Antes de dar por finalizada la visita al Palacio, la expedición se trasladó hasta la exposición de las falúas reales para admirar los distintos navíos de recreo que usaron los distintos monarcas de nuestro país y sus cónyuges.  A continuación, el siguiente destino de situó en Madrid, y más concretamente en su Plaza Mayor. Esta construcción se enmarca en sus sucesivas etapas de construcción y reconstrucción en los mismos reinados que acompañaron la historia del Palacio de Aranjuez. En concreto se limitó el análisis del coso de la capital de España a la época en la que Juan de Villanueva decidió rebajar la atura de los edificios que circundaban la plaza, a la vez que cerró las cuatro esquinas del recinto, habilitando las cuatro arcadas actuales de acceso.  Y como complemento a una jornada intensa de arte e historia, el grupo aprovechó su visita a Madrid para acudir a una representación teatral en una conocida sala de la capital.