El Ayuntamiento pasa a contar con los servicios esenciales.

Como era de esperar, las medidas de suspensión de actividades no esenciales anunciadas por el Gobierno de España el pasado fin de semana han traído consigo cambios sustanciales en la actividad del Ayuntamiento. Así se recoge en el nuevo bando emitido, el cuarto de esta crisis sanitaria provocada por el Coronavirus. Tras la reunión mantenida por el equipo de Gobierno, y en consecuencia al Real Decreto adoptado que regula el permiso retribuido recuperable para personas trabajadoras por cuenta ajena, se ha decidido en primer lugar que el personal del Ayuntamiento de Cuéllar pase  a situación de servicios mínimos: se mantiene la actividad imprescindible y esencial en Secretaría, Intervención y Oficina Técnica para la tramitación de asuntos urgentes. Como se informa en la web del Ayuntamiento, es imprescindible  una cita previa para determinar la urgencia del trámite.

Por otro lado, los servicios municipales quedan conformados por seis trabajadores a los que se les ha encomendado la labor de desinfección, limpieza y servicios de bomberos y cementerio. La recogida de basuras se va a seguir realizando con normalidad y se sigue rogando que las tapas de contenedores permanezcan abiertas. La plantilla de Servicios Municipales queda así reducida después de que estas dos semanas, como informó el alcalde, todos los operarios estuvieran cumpliendo su horario laboral. El Ayuntamiento tan solo contaba con cinco solicitudes de teletrabajo, mientras que en las distintas áreas como Cultura y Turismo se estaba trabajando a puerta cerrada; tanto en la Oficina de Turismo como en la Biblioteca, por ejemplo, se estaba trabajando desde el interior y con las medidas de seguridad pertinentes.

Otra de las medidas tomadas es el cierre temporal del Punto Limpio, que a pesar de haber ampliado horario en los últimos meses, debe cerrar sus puertas al no ser considerado un servicio indispensable y, por tanto, prescindible. Por otro lado, el Ayuntamiento recuerda algunas de las normas básicas que se imponen en Estado de Alarma, como que el paseo de mascotas únicamente se podrá realizar en las inmediaciones del domicilio. Igualmente, las compras deberán planificarse para acudir el menor número de veces y a adquirir productos de primera necesidad. A su vez, la Policía Local y Protección Civil seguirán controlando todas estas actividades y situaciones, con la potestad de interponer sanciones en caso de no obedecer las normas decretadas por las autoridades.

Desde el Ayuntamiento de Cuéllar agradecen la colaboración de todos los vecinos y solicitan “seguir manteniendo el confinamiento en los domicilios, respetando las distancias de seguridad y las recomendaciones de higiene”. El alcalde de la villa, Carlos Fraile, manda un mensaje de “ánimo y esperanza”, y reconoce “el enorme esfuerzo que estamos realizando como sociedad”; “ ya queda menos para derrotar al virus”, concluye el primer edil.

LA ESPERADA SUSPENSIÓN DE LA ORA

El mantenimiento de la ORA ha sido una de las medidas que más controversia estaban generando en la villa, y finalmente ha quedado suspendida. El alcalde aseguraba esta semana que no había “ningún afán recaudatorio” y que se pretendía “asegurar la rotación de vehículos a la hora de hacer gestiones”. Igualmente y a pesar de ser una recomendación de la Junta de Castilla y León, el primer edil aludía  a la ausencia de transporte público en la villa, lo que obliga a sus vecinos a moverse en vehículo privado.  Además, ante la comparativa con ciudades como Segovia y Valladolid, el alcalde respondía que el Ayuntamiento no podía realizar un ERTE como las capitales con sus empresas concesoras. La medida de suspensión ha sido bien recibida entre los vecinos, que al igual que las capitales, demandaban su retirada temporal para no sobre-exponerse al salir a la calle cada cierto tiempo para colocar el comprobante correspondiente en su vehículo.