Cabalgata Cuéllar 2020
Publicidad

Impacientes e ilusionados, así estaban los niños de la localidad ante la llegada de Sus Majestades los Reyes Magos de Oriente. Desde su salida del colegio San Gil ya se pudieron ver, a pesar de una intensa niebla, las galeras decoradas, transformadas en carrozas como si el hada de Cenicienta las hubiera tocado con su varita; pero no, en vez del hada han sido horas de esfuerzo de las AMPAS de los tres colegios locales las que han dado magia al medio para transportar a los Reyes Magos. Así empezó el recorrido por los belenes vivientes, primero el de San Andrés. La tradición sigue viva gracias a la incansable labor de los vecinos de los barrios, que se esfuerzan porque los pequeños vivan la cabalgata encarnando los personajes del Belén. Valdihuertos, San Francisco, La Resina, El Salvador, La Cuesta y la Plaza Mayor completaron el recorrido que, a pesar del intenso frío, se caldeó con el chocolate  y las pastas que ofrecían en cada Belén. Miembros de la corporación municipal acompañaron a Melchor, Gaspar y Baltasar en la cabalgata y en los belenes, como parte de esta tradición del 5 de enero en Cuéllar.

Y así concluyó una edición más de la cabalgata, muy animada por los niños y las familias, que aguantaron hasta que sus Majestades llegaron al balcón del Ayuntamiento para saludar. Hoy, los pequeños habrán visto respuesta a sus cartas nada más despertar, a sabiendas de que la ilusión es el mejor regalo para los mayores.