1 El henar
El Henar en el Año Jubilar Henarense. / C.N

El Henar continúa siendo centro de actividad en este su Año Jubilar Henarense. Tras una celebración “extraordinaria” del Rosario de las Antorchas, mañana 12 de octubre tendrá lugar la tradicional carrera de relevos portando flores hasta el altar de la Virgen de El Henar, ‘morenita de Castilla’. La costumbre data de 1959 cuando un grupo de jóvenes quiso unir lo deportivo con lo espiritual, y con toda la devoción acudió a entregar un ramo de flores, corriendo, a la Virgen. Desde entonces, cada año se repite esta actividad que recorre 48 kilómetros desde la Milagrosa de Valladolid hasta el Santuario. La Virgen es en la capital vallisoletana objeto de devoción para muchos fieles que no dudan en acudir al Santuario en fechas señaladas, como la de mañana.

Dada la situación que se vive con la pandemia y a pesar de la relajación de medidas, se ha querido mantener toda la seguridad posible en este acto también. Es algo que está primando en cada una de las propuestas que se están realizando en el Año Jubilar Henarense, y para esta carrera de relevos también se quiere tener toda la precaución posible.

Para esta LXIII edición de la Carrera a El Henar se seguirán las condiciones del año pasado: cada corredor portará una flor que llevará desde su casa para hacer el relevo. La forma de hacer los relevos será al llegar al lugar de ese cambio del ramo, pero sin contacto alguno. Finalizará el recorrido el corredor que acaba el relevo al mismo tiempo que el que lo inicia comienza la carrera. Solo al estar al mismo nivel uno parará y otro comenzará a correr, ambos con una flor en la mano. Se hace hincapié en que haya una distancia mínima de 1,5 metros entre ambos y se ruega que nadie se baje de los coches en los relevos.

La entrada al Santuario será solo del último relevista, sin acompañamiento, ya que sería entonces muy complicado mantener las distancias recomendadas. Una vez dentro del templo y antes de la celebración de la eucaristía, cada corredor se acercará al altar a depositar su flor envuelta en celofán, para confeccionar allí mismo el ramo que se ofrecerá junto al ramo bendecido en la Milagrosa, a los pies de la Virgen de El Henar. De este modo, un ramo llevará el esfuerzo real de cada corredor y otro será el “oficial”.

Con todas estas recomendaciones, se espera que la carrera de relevos sea un éxito como lo es cada año, incluso con pandemia de por medio.