Publicidad

Mientras la recogida de firmas de alumnos de la Escuela de Música de Cuéllar continúa en establecimientos y puntos clave de la localidad, el colectivo de profesores denunciantes ha querido manifestar su agradecimiento por el apoyo recibido. Lo ha hecho tras la concentración del pasado jueves en la Plaza Mayor, a la que acudieron más de 300 personas para iniciar esta recogida de firmas.

Mediante un escrito que han difundido en redes sociales y titulado ‘En clave de sol…idaridad’, los docentes aluden a la Sinfonía Número 3 de Beethoven, conocida como la ‘Heroica’, “la mejor sinfonía jamás escrita según directores de orquesta”. Pero para el profesorado de la escuela ‘Cecilio de Benito’ está demostrado “que sí ha existido una mejor, interpretada en clave de sol…idaridad”, interpretada el pasado jueves 12 de septiembre.

“Queremos agradecer inmensamente el apoyo que estamos recibiendo de alumnos, padres de alumnos y vecinos de Cuéllar y su comarca; nos sentimos enormemente respaldados, reconfortados y confuerzas para seguir luchando por lo que realmente amamos: compartir la música con todos vosotros”, señalan. Aluden a que la música “no es un arte que esté en lo alto de un pedestal, inexpugnable, hierático, altivo y distante, esperando a que sólo unos pocos puedan acceder a su comprensión y disfrute. La música es un lenguaje universal, el lenguaje del alma y de las emociones, que debe ser compartido y que, gracias a nuestra escuela, la de todos, es cercana, accesible y disfrutada por igual; creednos cuando os decimos que nosotros, los profesores, disfrutamos y aprendemos muchísimo de vosotros y con vosotros, queridísimos alumnos, enseñando y haciendo música”, manifiestan. Añaden que esa experiencia, “de tantos años y cursos, es inigualable”. Recuerdan que Beethoven tardó en componer esa sinfonía dos años, los mismos que “llevamos los profesores sufriendo unas condiciones laborales ciertamente imposibles”. Agradecen a amigos, alumnos, padres y abuelos, su papel durante estos años y en esta “especie de réquiem”, aunque su lucha prosigue.