Los jóvenes corren un año más ‘Los gallos’

Uno de los participantes
Uno de los participantes/ISMAEL MASEDO

Cerca de una veintena de jóvenes de Prádena celebraron el martes de corriendo ‘los gallos'. Montados en burro y disfrazados de las formas más variopintas, llegaron por grupos a la plaza Mayor del municipio para romper a palazos los botijos, algunos de ellos llenos de pintura harina o pimienta, que cuelgan de una soga que cruza la plaza.
El Ayuntamiento ha recuperado este año la participación de los burros en el festejo, algo que no ocurría desde hace cuatro años. Durante este tiempo, los participantes han sustituido a los animales por bicicletas como montura.
En esta ocasión, han sido cuatro los burros a los que se han subido los jóvenes de Prádena para probar su puntería ante los numerosos vecinos que disfrutaban de esta tradición como espectadores. Antes eran los quintos los encargados de demostrar su pericia, pero con el paso de los años se ha eliminado la edad de participación.
La celebración de ‘los gallos' tiene una gran tradición en Prádena. Su nombre proviene de los gallos vivos que antiguamente se usaban para probar puntería, algo que actualmente sería impensable. Para evitar la crueldad con los animales, una de las maestras del pueblo, Lorenza Panizo, propuso a principios del siglo XX que se cambiase a los animales por anillas y botijos, algo que secundaron todos los vecinos.
“Es fundamental que este día se siga celebrando en la localidad” ha destacado el alcalde, Ismael Masedo, “porque es una de nuestras fechas marcadas en el calendario, al igual que la cencerrada por San Andrés o las candelas, que hace tan sólo unos días permitían a nuestros vecinos compartir cena alrededor de las numerosas hogueras que iluminaban la noche del pasado 2 de febrero”.
Con la celebración de ‘los gallos' así como con la muerte de ‘la tora', una estructura de madera con cuernos que los mozos del pueblo utilizan para “pillar” a las mozas, finalizan las festividades del Carnaval en Prádena. La próxima cita será mucho más solemne, para celebrar la Semana Santa a finales de marzo.