IMG 20211123 WA0026
Movimiento de ganado por la SG-500. / E.R

La carretera SG-500 ha sido tradicionalmente utilizada por los ganaderos de El Espinar y demás municipios vinculados territorialmente al ‘Campo Azálvaro’ (Las Navas de San Antonio, Villacastín, Aldeavieja, etc) para el movimiento de ganado vacuno entre los pastos de invierno y verano, tanto de fincas municipales (la Dehesa Chica, la Mata de Santo Domingo, la Cerca Portillo, Cañadas Hondas etc) como de fincas privadas. Siendo una parte de su trazado vía pecuaria, por ella han transitado y transitan actualmente las reses de distintas ganaderías, incluyendo ganado bravo como la extinta ganadería de Hermanos Gómez Pérez, entre muchas otras.

Sin embargo, en los últimos años el flujo de vehículos que atraviesa ‘Campo Azálvaro’ ha aumentado y desde el arreglo de la AV-500, continuación en la provincia de Ávila de la SG-500, el tráfico se ha disparado. Los ganaderos de El Espinar se juegan su vida y la de sus animales cada vez que tienen que cruzar su trazado o caminar por ella durante algunos kilómetros.

Siempre vamos equipados con chalecos reflectantes, y ponemos las señales de tráfico necesarias pero la velocidad de los coches se ha disparado. Da igual que sea entre semana que en fin de semana, pasamos mucho miedo y cualquier día va a ocurrir una desgracia. Llevamos animales y muchas veces sus movimientos son imprevisibles”, asegura un ganadero de la zona.

Sobre la SG-500 se encuentra proyectada una mejora de su plataforma y firme similar al realizado en la AV-500. “Este arreglo sería el final de la carretera como la conocemos. El tráfico va a ser insostenible y nosotros nos vemos al ritmo de los animales. Es incompatible el mantenimiento de nuestra actividad, de nuestro medio de vida, con una carretera llena de coches circulado a gran velocidad”, opina un espinariego mientras acompaña a su ganado.

Desde las instituciones quieren convertir la SG-500 en “una alternativa a la autopista de peaje AP-51”, quieren transformar su trazado para que pueda absorber un mayor volumen de tráfico y sea “una vía rápida entre Ávila y Madrid” a pesar de tener alternativas como la carretera N-6, algo a lo que se oponen las asociaciones ecologistas de la zona y a lo que ahora se suman los ganaderos.

IMG 20211124 WA0007
Señal de movimiento de ganado en la entrada a la SG-500. / E.R

Somos los que más utilizamos la carretera. Movemos ganado, llevamos comida a los animales, usamos tractores y remolques, en verano las segadoras y empacadoras y en invierno los camiones con el pienso y la paja… No podemos permitir que se llene de coches circulando a toda velocidad como ya está ocurriendo. Pasamos mucho miedo”, asegura otro ganadero.