encierro cuellar
Salida del encierro desde los corrales del Cega. / C.N.

La localidad continúa pendiente de la evolución de la pandemia en cuanto a la posible o no celebración de las fiestas patronales y sus encierros, pero la realidad se va adueñando de los ánimos y todo parece indicar que será el segundo año sin ver astados por las calles de Cuéllar. El alcalde de la villa, Carlos Fraile, hablaba estos días de su visita a las cinco ganaderías que estaban comprometidas desde 2020 con el Ayuntamiento; existía un compromiso verbal que ahora mismo se ha traducido en ver cómo se encajan estas ganaderías en los posibles festejos que se vayan a celebrar. “Algo tiene que haber”, comentaba Fraile siendo sincero y consecuente con los festejos celebrados en la Plaza de Toros en junio.

Sin embargo, cuellaranos y vecinos de la comarca tienen su mirada puesta en la celebración del festejo popular por excelencia, el encierro. Actualmente, la normativa de la Junta de Castilla y León solo permite celebrar encierros de campo, pero no mixtos, como el de la villa. El alcalde es cada vez más claro en las respuestas a valorar hacer encierros de campo, y contesta con la negativa. “Mantenemos la ilusión, pero a poco más de un mes, la tendencia de casos no es nada buena y la logística que llevan unos encierros como estos es muy importante como para esperar”, confiesa.

Reconoce que aunque la incidencia mejorara, el tiempo corre en contra de las infraestructuras que llevan estos festejos en la villa.  Respecto a los de plaza, asegura que el coso sí contará con ellos: “festejos taurinos habrá”, indica conciso. “Espectáculos musicales habrá”, añade; asegura que ya los está habiendo y que la idea es llenar de actividades que satisfagan al público de todas las franjas de edad en esos días, siempre bajo las medidas marcadas. “Lo cierto es que para el equipo de Gobierno es más difícil configurar el plan B que el A, porque es una estructura consolidada de fiestas”, reconoce. Afirma que varias concejales siguen trabajando en ello y que la última reunión la mantuvieron el viernes, con miras hacia qué se puede hacer y qué no. 

En resumen, el alcalde señala lo triste de que si todo mejora sean las fechas las que no permitan celebrar los encierros, pero la infraestructura es tal que se cierran las posibilidades. Asevera también que ante esta espera y cuando se acerque la fecha, se anunciará de manera oficial si hay una suspensión, así como el desarrollo de esos días tan señalados para Cuéllar pero que, muy a pesar de los vecinos, se presentan complicados.