Imagen de la unidad móvil que realizó los test junto al Ayuntamiento de El Espinar./ E. R.
Publicidad

El pasado martes día 26 de mayo 115 empleados municipales del Ayuntamiento de El Espinar se sometieron a tests serológicos para conocer si tenían Covid-19. Los resultados dictaminaron 13 positivos que fueron dados de baja y puestos en cuarentena hasta que pasaran las pruebas PCR. Una vez realizada esta prueba los resultados han sido claros: los trece trabajadores tienen anticuerpos del virus, es decir, han tenido Coronavirus, pero actualmente ya se encuentran recuperados y por lo tanto no existe riesgo de contagio.

“Las pruebas PCR han determinado que todos los que dieron positivo tienen anticuerpos pero ya están recuperados y por lo tanto han recibido el alta y se han reincorporado a sus funciones en el Ayuntamiento”, explica el alcalde de la localidad Javier Figueredo. El Ayuntamiento encargó tests rápidos para toda su plantilla, sobre 140 empleados, incluyendo monitores de escuelas deportivas y de la escuela municipal de música. Finalmente fueron 115 los que se hicieron el test serológico resultando que más del 10% había desarrollado anticuerpos a consecuencia de haber padecido la infección. Este tipo de test mide la presencia de anticuerpos generados por el organismo como reacción a la infección.

Desde el Consistorio informaron de que en todos los casos se trataba de personas asintomáticas, por lo que había sido imposible detectar la presencia del virus en sus organismos. Los tests, que fueron costeados por el Ayuntamiento, se realizaron en una unidad móvil que se colocó en la Plaza de la Constitución y contratados a la clínica privada Los Tilos. Una enfermera del centro sanitario se trasladó a la localidad para llevar a cabo las analíticas.

NO EXISTE UN PATRÓN DE CONTAGIO

Lo primero que detectaron al realizar las pruebas es que no existía un foco concreto de casos ya que los diagnósticos estaban repartidos en diferentes áreas. “Hay gente que trabaja en las oficina, otros en la calle, monitores de escuelas deportivas e incluso gente que no estaba trabajando por maternidad”, explica el alcalde del municipio. Los datos obtenidos con estas pruebas podrían ser un reflejo de lo que está ocurriendo en el municipio espinariego donde actualmente existen 255 casos confirmados pero que podrían ser muchos más. La única posibilidad de detectar verdaderamente la influencia del virus en la localidad sería realizar tests masivos a todos los vecinos, algo que Figueredo sigue defendiendo. “Nuestra intención sigue siendo la de realizar tests a todos los vecinos porque hay gente que podría estar haciendo vida normal, contagiando al resto de sus familiares y extendiendo esos contagios a la población”, explica el edil.

La predisposición del Ayuntamiento a sufragar estos tests choca con la opinión de las autoridades sanitarias que defienden la idea de que sería “un gasto de dinero innecesario”. Entre los vecinos de la localidad existen opiniones muy diversas, desde los que al igual que el alcalde, piensan que “los tests masivos son necesarios”, a los que opinan que “no serviría de nada si sólo se realizan a los empadronados y no al total de la población actual”. Incluso hay vecinos los que opinan que una vez se permita la libre circulación “sería un dinero tirado a la basura pues cualquiera que llegue al Espinar podría traer el virus”.