Visita de los niños del CEIP La Villa a las dependencias del Ayuntamiento.
Publicidad

ν ν ν Voces agudas poco habituales se oyeron ayer por los pasillos y estancias del Ayuntamiento: fueron los alumnos del CEIP La Villa los que llenaron cada uno de los rincones de este edificio histórico que tanta curiosidad despierta entre los pequeños.

Desde primera hora, los alumnos de los cursos de Primero y Segundo de Primaria del centro escolar local, acudieron junto a tres docentes al Ayuntamiento para participar de la visita guiada que tenían concertada. Fue durante el mes de noviembre cuando las puertas se abrieron a los alumnos de Infantil del CEIP Santa Clara, con reacciones muy particulares entre ellos. Estos, con edades comprendidas entre los 6 y los 8 años, comprendieron con mayor realidad cuál es la función de todo los trabajadores que allí se encuentran.

A su llegada los recibió Raquel Gilsanz, concejal de Educación y Deporte, que actuó como guía en esta visita. El patio del Ayuntamiento los recibió para pasar después al Salón de Plenos, un lugar para ellos desconocido y en el que entendieron que se toman decisiones importantes, así como se da a conocer y se votan todos los asuntos que afectan a los cuellaranos. Caras de asombro y expectación se sucedieron al acudir a puntos como las Oficinas Municipales, donde conocieron a los trabajadores y cuáles son sus funciones: pagar facturas, llevar las cuestiones informáticas del Ayuntamiento y atender a los vecinos. Pasaron también por la Oficina Técnico, espacio que les sorprendió por la cantidad de planos de Cuéllar que allí se exponen; igualmente, comprendieron que las cuestiones arquitectónicas se tratan allí. Fue entonces cuando pudieron conocer al alcalde, Carlos Fraile, quien saludó atentamente a los pequeños. Todos pudieron acudir a su despacho y conocer su espacio de trabajo, pasando antes por la sala común donde se encuentran los concejales. Todos saludaron a los alumnos que, en el despacho del regidor local, reconocieron todas las banderas, incluida la de Cuéllar. Los niños no dudaron en trasladar sus peticiones al alcalde: un porche para el colegio y que se instalen columpios nuevos en los parques, entre las más repetidas.

Los concejales se reunieron en la sala de comisiones, y cada uno explicó su función de área y a qué se dedica.  Fue Tomás Marcos, edil de Medio Ambiente, quien hizo un llamamiento a los pequeños a cuidar la villa y su entorno; algunos contaron cómo han recogido residuos de los pinares, mostrando su concienciación desde estas edades tan tempranas. Montse Sanz, edil de Igualdad, también quiso explicar sus funciones y lo importante que es que desde su edad entiendan  la igualdad y la acepten desde el respeto. Lucía Arranz se presentó como la concejal más joven y dedicada a los mismos y a Personal,  y alguno de los niños ya apuntó maneras para ocupar el puesto de Fraile en años sucesivos.

La grata visita de los niños continuó por el resto de dependencias, incluida Policía Local, y serán más los alumnos de todos los colegios que pasen por el Consistorio. Los próximos en hacerlo serán los de Infantil del CEIP La Villa, este viernes, seguro que provocando las mismas sonrisas entre todos los que acuden a sus gestiones en el Ayuntamiento del municipio.