Delegado y responsable del CRAS con un alimoche. / E.A
Publicidad

Una vez superado el confinamiento a que fue sometido Carrascal del Río, el ritmo de las actividades en este municipio se reanuda progresivamente, tanto en sus núcleos urbanos –la capitalidad del municipio y la pedanía de Burgomillodo– como en el resto del término municipal, singularmente en las Hoces del Río Duratón, ya que un 17 % de la superficie de este parque natural corresponde a Carrascal del Río.

Recientemente, el Servicio Territorial de Medio Ambiente ha procedido a la liberación de tres pollos de buitre leonado y uno de alimoche que fueron rescatados en el mes de agosto junto a las aguas del Duratón. El lugar elegido para la puesta en libertad de los animales fue uno de los cortados que se alzan frente a la ermita de San Frutos, en término de Carrascal y en la margen izquierda del citado río.

Las aves se han estado recuperando durante algunas semanas en el Centro de Recuperación de Animales Silvestres (CRAS) ‘Los Lavaderos’. Una vez que estaban en óptimo estado para su vuelta a la vida en libertad, han sido reintegrados a su hábitat natural.

A la reintroducción de las aves han asistido el delegado territorial, José Mazarías, el jefe del Servicio Territorial de Medio Ambiente, Pedro Ejarque, y el director del parque natural de Hoces del Rio Duratón, José Luis Higuera. La liberación fue realizada por el agente medioambiental, Julián Bravo, y el cuidador del CRASLos Lavaderos’, Miguel Ángel Gonzalez.

Durante los meses de verano, diferentes personas han dado aviso al Servicio Territorial de Medio Ambiente sobre la presencia de pollos de buitre leonado o de alimoche caídos de sus nidos. Muchos de estos casos, también fueron detectados por los propios agentes medioambientales durante sus vigilancias habituales por el Parque.

Son los agentes medioambientales quienes rescatan a las aves y las trasladan al CRAS, donde son alimentadas y cuidadas hasta su total recuperación, sin que 2 pierdan sus características de especies salvajes. En el caso del alimoche, hay que tener en cuenta el inicio de su migración invernal hacia el África subsahariana, que suele comenzar a finales de este mes.