Los voluntarios de la Universidad SEK Ecuador, bajo las órdendes de la directora del proyecto, Laura Galán, trabajan en el yacimiento. / NEREA LLORENTE
Publicidad

La caucense Laura Galán, ha sido la encargada de dirigir el proyecto ‘Territorium Caucensis’ en Coca y es, además, investigadora predoc en el ICAC (Institut Català d’Arqueologia Clàssica) de Tarragona. El proyecto se lleva acabo en el enclave conocido como Yacimiento de las pizarras que es una Villa Palaciega del Bajo Imperial donde según fuentes no oficiales, se dice que nació el emperador Teodosio I el Grande y mediante estas excavaciones están tratando de confirmarlo de forma oficial.

Laura, mientras cursaba su segundo año de Historia en la Universidad de León descubrió que se iba a volver a realizar en proyecto de las pizarras en Coca gracias a la Universidad SEK Ecuador, que es la encargada de financiar este proyecto, por lo que se puso en contacto con esta institución para proponerles colaborar con ellos. Así es como la caucense comenzó a trabajar en las excavaciones a partir del año 2014, donde ha participado año tras año, hasta que, tras estudiar el Máster en Arqueología, se le nombró como directora de proyecto para este año.

El voluntariado participante en estas excavaciones está formado por alumnos de la Universidad SEK Ecuador que acceden a través de su nota de corte y del interés adscrito a la carrera. Este año, los 8 participantes son estudiantes de Arquitectura y han estado trabajando, de lunes a viernes, durante todo el mes de septiembre en el yacimiento.

Las principales tareas que se han llevado a cabo han sido la excavación arqueológica, sacar tierra y observar los estratos, ya que el yacimiento posee una gran problemática porque a pesar de ser una construcción romana, en épocas posteriores fue un terreno que se fue ocupando sucesivamente, por lo que se encuentran desde estratos medievales plenos hasta estratos alto medievales y bajo medievales.
Estas excavaciones les han servido para descubrir bastante preparación de suelo, tras encontrar argamasa de cal sobre la que estarían situadas las placas de mármol que formarían la estructura de la gran villa. Después del abandono de la villa romana lo que se hizo fue utilizar la piedra para otras construcciones, como por ejemplo las murallas medievales de Coca, que están construidas con esa piedra en su mayor parte.

Además, una vez abandonada la villa, en la época alto medieval y bajo imperial, esa zona fue utilizada como Necrópolis. Se intuye que pudo estar asociada a la Ermita de Santa Rosalía situada a pocos metros de la excavación o también se cree que pudo estar asociada a una de las siete iglesias que hubo en la localidad en ese enclave.

Para Laura Galán, lo mejor de haber trabajado en el proyecto ‘Territorium Caucensis’ ha sido poder desempeñar sus conocimientos en su propio pueblo y poder descubrir, junto a sus compañeros, parte de la historia que guarda Coca bajo sus pies.