Los vecinos de La Granja mantuvieron la distancia de seguridad en el primer día de mercadillo. /FRANCISCO SÁNCHEZ VIRAZ
Publicidad

Vuelven los colores, los olores y la alegría de los mercadillos en plazas y calles, después de dos meses y medio de confinamiento. Sobre las ocho de la mañana de ayer miércoles comenzaron a instalarse los puestos de frutas, verduras, ropa, zapatos, aceitunas, caramelos, frutos secos, etc. en la plaza de Cantimpalos. Los técnicos del Ayuntamiento y el alcalde, Amador Álvarez, acudieron a la apertura para supervisar que la instalación de todos los puestos se hiciera respetando las distancias de seguridad y las medidas de protección. Todos los puestos tenían desinfectantes para los vecinos que se acercaron a lo largo de la mañana a comprar sus productos. La gente estaba deseando de que volviera el mercadillo.

Una situación similar se vivió ayer en la plaza de Los Dolores del Real Sitio de San Ildefonso, donde se instalaron los puestos del popular mercadillo y los vecinos tuvieron la oportunidad de saludar a sus vendedores y comprar lo más fresco del mercado.

En otras localidades como Cantalejo, ya se ha anunciado que vuelve el mercadillo, en este caso, mañana viernes a lo largo de toda la mañana. El único cambio que anuncia el Ayuntamiento es el de ubicación de los puestos, ya que a partir de mañana lo harán en la calle Vergueras (el Parque 100). Además, de momento solo habrá puestos de alimentación.

Y la Plaza Mayor de Ayllón acoge esta mañana la reapertura del mercadillo municipal, dando preferencia a los comerciantes minoristas de productos de alimentación y de primera necesidad que habitualmente cuentan con puesto fijo en el mercado semanal. El mercadillo tendrá lugar en horario de 9,30 a 13,30 horas.

El Ayuntamiento ha establecido una serie de medidas de seguridad e higiene para evitar contagios del Covid-19. Entre esas medidas se encuentran que: los vecinos deberán esperar su turno guardando la distancia de seguridad establecida, dos metros; el uso de mascarilla es obligatorio en la vía pública si no se puede garantizar la distancia de dos metros; únicamente los vendedores de los puestos podrán tocar los productos, siempre con guantes de protección, así como mascarilla; y los puestos de venta deberán disponer de gel hidroalcohólico, pañuelos desechables y papeleras con tapa y bolsa.