Las piscinas de verano, listas para la inspección de sanidad

Los inspectores revisarán el lunes si se cumplen las medidas de seguridad necesarias por el Covid-19 tanto en la instalación de El Espinar como de San Rafael, que tienen previsto abrir el próximo día 1 de julio

La piscina de El Espinar ya preparada para pasar la inspección de sanidad./ E.A.
Publicidad

Las piscinas de verano de El Espinar y San Rafael ya se encuentran preparadas para pasar la inspección de sanidad y recibir el permiso para abrir sus puertas. Suben las temperaturas, comienzan los desplazamientos entre comunidades y llega el verano. Una estación donde lo que más apetece a los espinariegos es darse un chapuzón en la piscina municipal. Aunque este año lo deberán hacer respetando las medidas marcadas por el Gobierno, todo apunta a que el próximo día 1 de julio se producirá el primer baño de muchos vecinos de la localidad.

“Llevamos semanas adaptando las instalaciones a toda la normativa. Hemos instalado gel hidroalcohólico, hemos clausurado los cuartos de baños y las duchas interiores y dividido el terreno en parcelas para respetar las distancias de seguridad”, explica Iván, responsable de las piscinas municipales de El Espinar y San Rafael. Y es que en los últimos días los operarios se han apresurado a cortar el césped, limpiar el baso de la piscina, delimitar con cintas, cal y pintura, las parcelas y, en general, a preparar la prueba que el próximo lunes deberán pasar ante los inspectores de sanidad.

CONDICIONES VARIABLES

“Tenemos que tener todo muy bien controlado, porque la demanda de inspección es enorme y ya nos han avisado de que si fallamos en algo no saben cuando podrán volver, lo que implicaría tener que retrasar la fecha de apertura de las instalaciones. Todos los que nos dedicamos a este sector estamos en permanente contacto, porque en cada visita que realizan los inspectores hay condiciones que varían y es muy probable, además, que el lunes los criterios vuelvan a cambiar por lo que nos estamos volviendo locos. Ya conozco doce piscinas de pueblos de Segovia que han decidido no abrir este año pero nuestra intención es hacerlo los meses de julio y agosto, como siempre”, explica Iván.

 

Todo el terreno ha sido dividido en parcelas para que
se respeten las distancias
de seguridad

 

Por el momento y con las normas actuales, en la piscina de El Espinar se han creado 198 parcelas y en la de San Rafael casi el doble al disponer de más terreno. Entre parcelas hay dos metros de separación, y entre las personas que se encuentras dentro de cada una de ellas 1’5 metros. En la piscina se ha habilitado una entrada y una salida para que los bañistas no se crucen y se han clausurado las demás. Las piscinas van a contar con cuatro socorristas que vigilen que el aforo en el vaso no supere las 86 personas permitidas por las dimensiones de este.

PREPARADOS PARA CUMPLIR

Además, en la puerta habrá otra persona que regule el control de acceso a las instalaciones. Una vez al día, tal y como marca la normativa, se procederá a la desinfección de todas las zonas para evitar posibles contagios. “Ahora mismo estamos preparados para cumplir con toda la normativa vigente, pero ya nos han avisado de que el lunes puede cambiar y es posible que con el trascurso de las semanas las normas sean más flexibles y al final del verano el aforo sea igual o muy cercano al de cualquier verano”, concluye.

A la espera de la revisión del próximo lunes, todo hace indicar que los espinariegos, veraneantes y turistas podrán disfrutar de la piscina municipal como cada verano, respetando, eso sí, las distancias de seguridad y las normas de higiene que servirán para mantener el Covid-19 a raya. n