El edificio consistorial cuenta con una antigüedad superior a 50 años. / C.N.
Publicidad

El Consistorio de Cuéllar lleva desde comienzos de año pendiente de acometer obras que hagan las instalaciones accesibles y acordes a la ley, y fue el Partido Popular, desde la oposición, quien se interesó por su ejecución en el pasado pleno. Fue el concejal Javier Hernanz quien planteó un ruego a todo el equipo para conocer en qué estado se encuentra el proceso, dado que la retención de crédito planteada para estas obras “costó mucho conseguirla”, además de que la demora en su ejecución puede ocasionar problemas de financiación posteriores. En la anterior legislatura se habló de una partida económica de 347.700 euros para la accesibilidad del Consistorio.

El alcalde de la localidad, Carlos Fraile, adelantó que se va a acometer una primera y pequeña intervención en el salón de plenos, en la planta baja, que ha de estar disponible también para los plenos de la Comunidad de Villa y Tierra. Sen embargo, el inicio de las obras se encuentra aún pendiente por la cuestión más importante: qué hacer con todas las dependencias del Ayuntamiento, que deben seguir dando servicio a los ciudadanos de Cuéllar. Como comentó Fraile, se está estudiando dónde ir. Explicó que estas obras tienen una previsión de entre seis y ocho meses, y no pueden comenzar sin un lugar en el que se garantice el buen funcionamiento, “más si cabe ahora que todo se tramita de manera electrónica”.Así, el regidor local habló de adecuar algunas instalaciones municipales donde ubicar ciertas dependencias. La decisión final se dará a conocer en las próximas semanas, cuando se haya determinado esa reubicación de departamentos.

Las obras

La adaptación del edificio Consistorial de Cuéllar es una de las obras más necesarias y demandadas del municipio, puesto que las instalaciones actuales no cumplen ni la normativa de accesibilidad ni permiten a muchos ciudadanos acudir con normalidad a las Oficinas Municipales. Además de ejecuciones relativas  a la accesibilidad, a partida contemplada incluye la sustitución de carpinterías y la instalación de climatización. Como explicó en su día el ya ex alcalde Jesús García, se trata de un edificio con una antigüedad superior a los 50 años, lo que hace aún más urgente la acometida de estas obras.