El Martinete de Navafría, Bien de Interés Cultural. / E. A.

La Comisión Territorial de Medio Ambiente y Urbanismo de Segovia ha aprobado definitivamente las normas urbanísticas municipales promovidas por el Ayuntamiento de Navafría, cuyo término municipal está en el ámbito de los parques nacional y natural de la Sierra de Guadarrama. Hasta ahora el municipio carecía de un instrumento de planeamiento general, por lo que eran de aplicación plena las Normas Subsidiarias de Planeamiento Municipal con ámbito provincial de Segovia.

El documento, aprobado por la Comisión en sesión celebrada este miércoles 25 de noviembre, establece la ordenación de todo el término municipal y, entre sus objetivos, persigue la protección del medio ambiente y el patrimonio cultural, fomentar un desarrollo territorial y urbano sostenible, mejorar la calidad urbana y asegurar que el uso del suelo se realice de acuerdo con el interés general.

Entre otras fases del procedimiento, las normas urbanísticas han sido sometidas al trámite ambiental y la correspondiente Declaración Ambiental Estratégica del documento señala que el planeamiento propuesto es compatible con la conservación de los valores presentes en los espacios naturales en los que se encuentra Navafría y sus recursos forestales, entre los que destaca el ‘Pinar de Navafría’. Se reconocen los tres Montes de Utilidad Pública y las vías pecuarias existentes en el municipio con una calificación adecuada.

En cuanto a la conservación del patrimonio cultural, en Navafría destaca la iglesia de San Lorenzo, el Martinete de fundición de cobre, declarado bien de interés cultural, y restos de fortificaciones y construcciones de la guerra civil localizadas en la zona del puerto de montaña que se añaden al catálogo arqueológico de las normas.

El municipio de Navafría está situado en el límite sur de la provincia de Segovia, a 30 kilómetros de la capital, y está constituido por un único núcleo de población de igual denominación. El término municipal tiene una extensión de 30,43 kilómetros cuadrados y se ubica en el pie de monte de la Sierra de Guadarrama, con una orografía contrastada cuyas cotas más altas se encuentran al sur del municipio, destacando el pico del Nevero de 2.209 metros de altitud, que es la división natural entre las comunidades autónomas de Madrid y Castilla y León.

La estructura urbanística de Navafría responde a la de un núcleo eminentemente agropecuario con tipologías habituales de las localidades rurales de la comarca. La Cañada Real es el elemento vertebrador principal y, seguramente, en torno al cual se articuló el origen del núcleo. Dicha cañada lo atraviesa prácticamente en su mitad y, a partir de ella, tres elementos nodales estructuran el conjunto urbano: de norte a sur, la Plaza Mayor, junto a la Iglesia parroquial; la Plaza Mayo, junto al Ayuntamiento; y la Plaza Campillo, el punto en el que la Cañada Real alcanza el centro del núcleo. Los tres nodos están unidos por la Calle Mayo que, lógicamente, es una de las principales vías de la estructura urbana de Navafría.

 

Autorizaciones de uso excepcional de suelo

Por otra parte, la Comisión ha estudiado distintos expedientes para instalación de actividades en el medio rural. Entre ellos, se ha autorizado el uso excepcional de suelo rústico para un proyecto de visitas guiadas en una bodega de construcción tradicional en Nava de la Asunción. Se trata de una bodega subterránea, que forma parte del conjunto de 20 bodegas, situado junto a la carretera entre Nava de la Asunción y Moraleja de Coca. Son bodegas excavadas en la tierra que cuentan con un corredor de bajada, varios nichos y elementos de chimenea o respiraderos.

El promotor pretende desarrollar actividades relacionadas con la divulgación del vino de la zona, formando parte de la asociación ‘Ruta del Vino de Rueda’, para dar a conocer los métodos de elaboración y conservación tradicional del vino y las características constructivas de las bodegas tradicionales mediante visitas guiadas, catas y alquiler de la misma.

En Fresno de Cantespino, se ha autorizado la ampliación de una explotación para cría de caracoles con la construcción de una nave auxiliar y un almacén, adosados a las instalaciones ya existentes. Estas nuevas edificaciones acogerán una sala de productos en conserva, sala de producto ensacado en seco y sala de elaboración de conservas, entre otras dotaciones.