Visita casa forestal Pinar
El delegado territorial, José Mazarías, en su visita a las instalaciones forestales. / EL ADELANTADO

En este momento de precampaña de la temporada de extinción de incendios forestales, el delegado territorial de la Junta de Castilla y León en Segovia, José Mazarías, sigue visitando instalaciones forestales de la provincia para conocer los lugares de trabajo del personal dedicado a la conservación del medio forestal y a la prevención de incendios durante todo el año. En los últimos días se ha desplazado a la zona de Cuéllar para visitar varias dotaciones.

Las visitas se iniciaron en el centro forestal denominado ‘Pinar de Villa’, en el término municipal de Cuéllar. Al delegado lo recibió la jefa del Servicio Territorial de Medio Ambiente, Amparo Garzón, y el ingeniero jefe de la zona, Ignacio Quintanilla, quienes le explicaron las características forestales de la zona, integrada por los municipios de Cuéllar, Chañe, Frumales, Gomezserracín, Mata de Cuéllar, Olombrada, Perosillo, Remondo, San Cristóbal de Cuéllar, Sanchonuño y Vallelado.

Supone una extensión de más de 55.000 hectáreas, de las que 30.000 son terreno forestal, y de esa última superficie, la mitad son montes de utilidad pública que gestiona el Servicio Territorial de Medio Ambiente, en colaboración con las entidades locales propietarias de los mismos, ayuntamientos y Comunidad de Villa y Tierra de Cuéllar. El delegado recorrió los distintos edificios e instalaciones que integran el centro forestal y mantuvo un encuentro con el personal allí destinado.

Seguidamente, el delegado territorial y los miembros del Servicio de Medio Ambiente se trasladaron, dentro de esta misma comarca, al término municipal de Gomezserracín, donde les esperaba el alcalde de dicha localidad, Martín Ruano, y varios miembros de la corporación municipal. Las autoridades visitaron la nueva torre de vigilancia de incendios que ha entrado en servicio recientemente, en sustitución de la que existía con anterioridad, que presentaba un alto grado de deterioro. La nueva torre se construyó entre 2020 y 2021, con un coste total de construcción 124.453,82 euros, financiados con cargo a los fondos de mejora del monte en que se ubica.

Tiene 24 metros de altura y es de construcción metálica, en acero, con cerramiento de malla y tensores. Constituye un punto excepcional para vigilar la masa forestal de Tierra de Pinares que rodea Cuéllar y comarca, puesto que la visibilidad desde dicha torre alcanza varias decenas de kilómetros de su entorno, por lo que cualquier conato de incendio resulta apreciable desde la misma para el personal de vigilancia que la ocupa.