Uno de los árboles caídos, en los Paseos de San Francisco.
Publicidad

A pesar de que la jornada de ayer amanecía con sol en Cuéllar, la noche fue tremendamente desapacible, y los resultados se pudieron comprobar. Varios árboles aparecían caídos en distintas zonas del municipio a consecuencia de las fortísimas rachas de viento que se dieron durante la noche.

Uno de los ejemplares de mayores dimensiones que ha aparecido derribado ha sido un árbol en el patio del CEIP San Gil, hecho que obligaba a acordonar ciertas zonas del patio para asegurar que ningún alumno o docente se acercaba a estos espacios afectados por el temporal. A primera hora de la mañana, los operarios de servicios municipales se trasladaban al lugar para retirar el árbol con grandes esfuerzos dada la magnitud.

En otro de los puntos en los que se ha notado el paso de este nuevo temporal es en Los Paseos de San Francisco. Cercano a la plaza de La Soledad, el viento derriba otro gran ejemplar de raíz, una imagen que sorprende a los cuellaranos pero que, por desgracia, está siendo habitual este invierno. Servicios municipales también hacía lo propio con este árbol para seguridad de los habitantes de la villa.

Por otro lado y dadas las condiciones meteorológicas, la calle El Cubo permaneció cortada desde el domingo por la noche, cerrada así al tráfico en una zona, la del Parque, que es de las más peligrosas cuando aparecen estas rachas de tiempo. Las condiciones van a ser adversas durante algunas jornadas según la previsión, por lo que se llama a la precaución a evitar zonas de arbolado que puedan suponer riesgo por la rotura de ramas o caída de árboles completos. Se espera no tener que actuar en más lugares, aunque tanto Policía Local como Protección Civil están prevenidos ante las rachas de hasta 32km/h previstas para hoy.