Medina y el mayoral de Baltasar Ibán. / A.M.
Medina y el mayoral de Baltasar Ibán, Domingo González. / A.M.

La Feria del Judión de Oro de La Granja se cerró con la Puerta Grande del vallisoletano Daniel Medina, que puso al público de su parte con un concepto de finas maneras, en una tarde en la que se lidió un buen envío del hierro de Baltasar Ibán con dos astados de vuelta al ruedo, un reconocimiento que recogió el mayoral de la ganadería, Domingo González. Completó el cartel el valenciano Jordi Pérez ‘El Niño de las Monjas’, que selló una firme actuación y paseó una oreja y, que de haber andado más certero con la espada, hubiera tenido mayor rédito.

Volvió El Niño de las Monjas al coso granjeño, después de su actuación del año pasado. Más hecho, evidenció su evolución y la confianza que da el paso con un balance positivo por plazas como Madrid o Valencia. Suelto se mostró desde el principio, con lances capoteros de disposición ante un ejemplar que salió con brío. Bien presentado el animal, recibió un medido puyazo después que el novillero lo llevara al peto del caballo con ortodoxia. En la muleta, el novillo tuvo codicia y repetición, y metió la cara con clase, ante un Niño de las Monjas seguro y capaz. Acoplado firmó buenos naturales, queriendo siempre llevarlo largo a medida que el burel iba a menos, pero estrelló a espadas una notable actuación.

Detalle por abajo de El Niño de las Monjas. / A.M.
Detalle por abajo de El Niño de las Monjas. / A.M.

Novillo bravo y enrazado el tercero de la tarde de Ibán, al que el valenciano tiró de arrojo para entenderlo. Lo llevó largo en la muleta en una faena conjunta, de más a menos y con transmisión. Seria actuación de ‘el de las monjas’, que paseó una oreja.

Largo de cuello y bien proporcionado fue el primero del lote de Medina, al que templó con verónicas de mentón hundido y una media de corte artista. La forma de coger el capote y cómo anda por el ruedo ponen en liza un toreo traído de otro tiempo. Animal con casta, que sin tener maldad a la hora de tomar los engaños, no se dejó ganar la partida. Cumplió el vallisoletano el trance con una buena imagen y un espadazo más efectivo que en su sitio para pasear el primer trofeo de la tarde.

Pase de pecho de Daniel Medina. / A.M.
Pase de pecho de Daniel Medina. / A.M.

Con el que cerró la tarde, Medina de nuevo volvió destilar finas maneras y empaque. Pases encajados y detalles por bajo de alto calibre. Cuando le dejó la muleta puesta en la cara, el novillo tuvo la virtud de repetir y humilló con bravura; haciendo suecos con el hocico. Faena de mucho gusto, que el de Valladolid terminó empeñando con los aceros, pero eso no le privó de cortar otro oreja y poner el broche de la Feria del Judión de Oro con Puerta Grande y vuelta al ruedo para el de Ibán. 

Ficha

Plaza de toros de La Granja de San Ildefonso (Segovia). Segunda novillada con picadores de la Feria del Judión de Oro. Dos tercios de media entrada. Novillos de Baltasar Ibán, bien presentados y de buen juego en líneas generales. Destacaron el tercero, de nombre ‘Costurito I’, y el cuarto, ‘Costurito II’, ambos de vuelta al ruedo.
Jordi Pérez ‘El Niño de las Monjas’, aplausos y oreja.
Daniel Medina, oreja y oreja.

Orden de lidia de los novillos de Baltasar Ibán

1.- ‘Pistolero’, nº 75; lidiado por El Niño de las Monjas
2.- ‘Peletero’, nº 19; lidiado por Daniel Medina
3.- ‘Costurito I’, nº 11; lidiado por El Niño de las Monjas: vuelta al ruedo.
4.- ‘Costurito II‘, nº 66; lidiado por Daniel Medina: vuelta al ruedo.

Fotografías