Imagen exterior del centro de salud de la zona básica de Riaza. / KAMARERO
Publicidad

La zona básica de salud de Riaza, que alcanza a medio centenar de localidades, lleva más de medio año sin consulta de Pediatría, derivando la atención de bebés a otros centros como el de Sepúlveda, retrasando sin fecha las revisiones protocolarias de los niños o cargando la asistencia a los médicos de Familia.

La falta prolongada de pediatra ha hecho que este otoño las familias de la zona hayan remitido decenas de quejas a la Gerencia de Asistencia Sanitaria de Segovia. Las respuestas del anterior equipo directivo provincial de Sacyl, — “llenas de palabrería y huecas”, según los destinatarios—, han irritado aún más a los padres que, recientemente y a través de la Plataforma SOS Rural, han vuelto a hacer llegar el problema al nuevo gerente Jorge Elízaga.

Para analizar los pasos dados, las respuestas recibidas, la situación que se está sufriendo desde la pasada primavera y posibles acciones, hay convocada hoy una reunión vecinal en Riaza.

Resulta significativo recordar que hace un año los vecinos de Riaza y la comarca realizaron una recogida de firmas para pedir una ampliación de horarios en la consulta de pediatría, argumentando que el servicio que se prestaba era insuficiente para la demanda existente. El PSOE llevo la petición a las Cortes de Castilla y León, en forma de Proposición no de Ley. “Y pocos meses nos quedamos sin consulta de pediatra” dice una madre que espera desde junio la revisión para su hija y trasmitió su queja a la Gerencia. La respuesta que recibió es que hay “una importante deficiencia de médicos” y que se está haciendo lo posible desde la Gerencia para plantear “nuevas alternativas que puedan revertir la situación”.

Con cierta ironía para calmar el enfado, desde SOS Rural replican que no hay médicos es algo que ya saben bien y sufren. “No entramos en los motivos que causa esa disfunción ni nos interesa el fondo. Como ciudadanos que pagamos nuestros impuestos —indican en su escrito— necesitamos tener cubiertas las necesidades básicas que el Estado se ha comprometido a prestar”.

El colectivo pide a los responsables de Atención Primaria que concreten alguna medida que estén barajando entre las alternativas a las que hacían referencia. “Eso sí, pedimos que no pase por el cierre, disminución de frecuencias o cualquier otro tipo de merma en los servicios”, reclaman los vecinos a la vez que ofrecen su colaboración para revertir la situación: “Vamos a hacer todos los esfuerzos posibles para no caer enfermos, esfuerzos que haremos extensivos a los miembros de nuestras familias y comunidad”, dicen con ironía.

La asociación SOS Rural reconoce y valora que la zona cuenta con “muy buenos profesionales” y aconseja “proporcionarles sueldos atractivos que eviten su fuga fuera de nuestras fronteras”.

En último caso y utilizando el lenguaje con que contestó en su momento Alfredo Main, señalan: “Nosotros también agradecemos que nos contesten siguiendo las normas de protocolo entre administración y usuarios, pero lamentamos que su contestación no ponga ningún remedio, ni siquiera permita soñar con una lejana solución a nuestros desvelos”. “Entre todos —advierten— se va a conseguir más pronto que tarde el vaciamiento total de estas partes de España castigadas por la despoblación y la falta de servicios”. “Tan hueca suena su respuesta como las eternas promesas de soluciones para el mundo rural. Mucha palabrería y pocas acciones”, sentencian.