Vistas desde la muralla de Cuéllar ante el paso de la borrasca Filomena este pasado fin de semana, / C.N / ARCHIVO

La nieve que durante el fin de semana pintó de blanco los campos de esta tierra castellana, se transformó en hielo con la llegada de las bajas temperaturas que, desde el lunes, mantiene gran parte del interior peninsular en alerta por mínimas “anormalmente bajas”. Este miércoles, hasta 33 provincias de todo el país continúan en aviso por temperaturas mínimas, pero, al contrario que ayer, ninguna con aviso rojo, según la predicción de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) a las 9:00 horas.

En el caso de Segovia, la AEMET ha activado el aviso amarillo (riego) por temperaturas mínimas. El resto de la Comunidad también se encuentra en alerta amarilla por frío este miércoles, y en Soria el aviso es naranja, por riesgo importante y temperaturas de 10 bajo cero.

Concretamente, los termómetros se han ‘congelado’, una vez más, en Cuéllar, con temperaturas mínimas de hasta con -13,7. También la estación meteorológica de Fresno de Cantespino ha llegado a registrar mínimas de hasta -13,7 grados, ambas entre las cinco más frías de la Comunidad.

Las temperatura más baja este miércoles las han registrado el pequeño municipio vallisoletano de Fuente el Sol, de poco más de doscientos vecinos, y la localidad burgalesa de Aranda de Duero, con -13,9 grados a las siete de la mañana en el caso de la primera y a las 8.50 horas en la segunda.

De acuerdo a los datos facilitados por la Agencia Estatal de Meteorología, se trata además de dos de las diez temperaturas más frías de este miércoles en España, que han encabezado Molina de Aragón, en Guadalajara, con -19,9, y Calamocha, en Teruel, con -18 grados.