navas de oro lala branza
Un momento de la plantación del domingo en la localidad. /E.A.

La Asociación Lala Branza: Educación, Tierra y Cooperación, en colaboración con Segovia por el Clima, llevó a cabo el domingo una jornada de plantación colectiva de árboles autóctonos en Navas de Oro, la primera de una extensa y atractiva serie de actividades medioambientales y culturales que esta joven asociación desarrollará durante este año 2021.

Lala Branza nació hace menos de un año con el objetivo de dar a conocer la relación de las personas con la agricultura ecológica y el mundo agrario, de valorar la importancia del respeto al medio natural en el que se lleva a cabo la actividad agraria, y proponer la cooperación como un valor esencial de la convivencia, estando enmarcado este proyecto dentro de las diversas actuaciones que tratan de revertir los procesos de despoblación en las zonas rurales de Segovia. Como cuenta Beatriz, una de las fundadoras y presidenta de la asociación: “Hemos puesto en marcha la asociación en un momento delicado y complejo para todas, pero también en el momento en que era necesario ofrecer un espacio de oportunidades para la vida educativa y cultural en nuestro pueblo”. Y es que Lala Branza se estrenó en 2020 con la primera edición de la Huerta Escuela, una propuesta pedagógica veraniega y educativa para niños y niñas de 3 a 10 años en la famosa y ecológica Huerta de la Retamilla (Navas de Oro), que ha cosechado un gran éxito de participación a pesar de las dificultades que presentaba el momento.

Este 2021 Lala Branza ha confeccionado un amplio programa de actividades medioambientales, culturales y educativas, y poner al alcance de las personas que viven en el medio rural. Durante la primavera, destaca la celebración de un taller de juegos tradicionales llevado a cabo por el Museo del Juego, así como una propuesta lúdica que une en un mismo espectáculo circo y conocimientos científicos a cargo de Circonciencia. “Para que el aprendizaje y lo lúdico estén juntos, y mostrar que la ciencia, tan necesaria en nuestras vidas, puede ser también divertida”, explica María, socia fundadora de Lala Branza.

Como las actividades se llevan a cabo al aire libre –“lo que nos permite tener más garantías y seguridades sanitarias en la situación actual”– subraya María, el verano es la época de mayor intensidad de propuestas: talleres de cerámica para niños y adultos impartidos por el maestro ceramista José María Gil, charla de Etnobotánica en la provincia de Segovia a cargo del reputado profesor Emilio Blanco, interpretación nocturna del firmamento por el Laboratorio de Astronomía, charlas técnicas sobre fauna salvaje a cargo de la asociación GREFA y agentes.

Actividades medioambientales, demostraciones de construcción con cúpulas geodésicas, y también veladas de música y arte para las noches de verano, desde ópera, folclore europeo y performances de pintura. Y por supuesto, la celebración de la Huerta Escuela 2021 durante los meses de julio y agosto.