La concejal de Juventud, Lucía Arranz, presentando el concierto de ‘Ladilla Rusa’. / J. GONZÁLEZ
La concejal de Juventud, Lucía Arranz, presentando el concierto de ‘Ladilla Rusa’. / J. GONZÁLEZ

La Concejalía de Juventud del Ayuntamiento de Cuéllar no ha esperado a presentar cómo será el último fin de semana de junio, cuando se celebrará el fin de semana de la juventud en la localidad. Lucía Arranz, edil del área, explicó que este año cambia de nombre y se llamará Fiesta de la Juventud porque las actividades son diferentes: las habrá nocturnas, más festivas, y el nombre es más adecuado.

También se ha cambiado de fecha y con estos dos años de parón se ha aprovechado para cambiar a una en la que clases y exámenes hayan concluido, por lo menos en su mayoría. “Tradicionalmente, este fin de semana, la gente joven se junta a celebrar el inicio del verano y sirve de reencuentro”, explica Arranz, por lo que la Plaza de Toros va a ser en todo su perímetro el lugar en el que se desarrollen las iniciativas. Habrá atracciones, parte deportiva y más de ocio, pero la principal propuesta que se quiso presentar desde el área fue el concierto de ‘Ladilla Rusa’.

El sábado 25 de junio, el coso de Cuéllar acogerá este concierto y las entradas saldrán a la venta la semana que viene. Se venderán de manera presencial en la Casa Joven y habilitarán una plataforma web. El coste de las entradas se ha dividido por edades; “a la gente joven, en esta fiesta de la juventud, había que darle un precio diferente que al público adulto”.

Por ello, las entradas anticipadas para jóvenes hasta 24 años incluido será de 7 euros, y desde 25 años en adelante, 25 euros. En taquilla, el precio de entrada joven será de 9 euros y de adultos, 12 euros. Tras el concierto, “nos reservamos una pequeña sorpresa musical en la línea de alargar un poco la actuación”, detalló Arranz.

BIOGRAFÍA

Ladilla Rusa es un grupo musical español formado en 2017 y originario de Moncada y Reixach (Barcelona). Lo forman Tania Lozano y Víctor F. Clares, amigos desde la infancia y periodistas de formación que decidieron en 2017 crear un dúo musical, inicialmente como una broma. Su estilo tiene influencias del electropop, la rumba catalana y otras influencias de la periferia barcelonesa, en lo que ellos mismos han denominado como “orgullo charnego”. El componente cómico está muy presente y se hará notar en su concierto.