La última feria del año

La localidad ofrece las novedades en maquinaria agrícola y ganadera en la tradicional muestra de San Andrés

5

L a villa medieval de Turégano celebra este fin de semana la tradicional Feria de San Andrés, aunque ya no es lo que era hace cuatrocientos años cuando nació, un certamen eminentemente agrícola y ganadero. La Feria ofrece una amplia variedad de maquinaria agrícola y ganadera, productos alimenticios de elaboración artesanal y una exposición de maquetas relacionadas con el sector de la agricultura y la ganadería. El alcalde, Juan Montes, destacaba ayer que este año se ha incrementado el número de expositores de maquinaria agrícola, así como de los puestos que se ubican en la carpa y en la calle. El Ayuntamiento lo achaca al atisbo de luz que se ve en el horizonte después de unos cuantos años de crisis. El frío y la lluvia no se notaron en Turégano, que por la tarde se llenó de visitantes. Sin duda, uno de los lugares más solicitados es la carpa en la Plaza Mayor de Turégano, con la que el Ayuntamiento ha acertado de nuevo, para mejorar las condiciones de los expositores y atraer a un mayor número de visitantes. También se veía a muchos profesionales del campo junto a tractores, cosechadoras, y demás maquinaria agrícola, interesándose por sus características y precios.

Nunca falta en Turégano estos días de feria, el bacalao, otro de los protagonistas de esta muestra, que preparado, principalmente al ajoarriero, hace las delicias de vecinos y forasteros. Bares y restaurantes se afanan este fin de semana en elaborar los más ricos platos de bacalao. Los más mayores de Turégano recuerdan que cuando la feria de San Andrés era de ganado y venían los compradores de la comarca, pasaban varios días en la localidad y comían principalmente bacalao, al ser un alimento que se conserva muy bien. La tradición se ha mantenido a lo largo de los años y si por algo se conoce Turégano, además de por su Castillo, es por sus platos de bacalao. En casi todas las celebraciones de Turégano, se encontrará un plato de bacalao en cualquier mesa, para seguir la tradición gastronómica.

Otra de las particularidades de esta feria es la amplia exposición de maquetas relacionadas con el sector agrícola y ganadero en el Ayuntamiento, muy visitada por vecinos y visitantes. Y para hoy está prevista la celebración de la segunda cata de vino de Turégano, con el experto sumiller José Luis Aragüe ‘Mazaca’. Todos los asistentes recibirán una copa conmemorativa de dicha cata.

A lo largo de este fin de semana se prevé la llegada de unas 5.000 personas a la villa segoviana, que disfrutarán de las última feria del año, siempre por San Andrés, en Turégano.