La torre de la iglesia, en situación de ruina

El alcalde, Jesús Llorente, no descarta que de seguir el deterioro progresivo del templo, este se acabe cerrando. La valoración urgente es de 100.000 euros.

3

La torre de la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción de Los Huertos está en situación de ruina. Buena parte de las tejas de las cornisas y el tejado faltan y otras están fuera de su sitio, con lo que se pueden ver las tablas y vigas de la estructura, por donde entran las palomas, ocasionando más huecos y perjuicios, a pesar de haberse colocado años atrás varias alambreras en los ventanales de las campanas.

En el centro queda la veleta con una frágil base de cemento que la aguanta y el agua ya se filtra por parte de los sillares de piedra caliza de los ventanales de la torre, que de seguir de esta manera ocasionará males mayores. Por otro lado, a los ya evidentes males estructurales, se le une en uno de los vértices un gran nido de cigüeña de gran peso y volumen que sobresale. El mal estado de la iglesia preocupa sobremanera en el municipio. Desde el Ayuntamiento se viene persiguiendo con tesón la obtención de ayudas para su consolidación, “pues de seguir la situación de esta manera, en constante estado de deterioro, habría que tomar la opción de cerrarla definitivamente”, explica con contundencia el alcalde Jesús Llorente, quien añade que el Consistorio “se ha encargado de redactar una memoria a través del arquitecto municipal para intervenir de urgencia sobre el templo, cuya actuación está valorada en unos 100.000 euros”.

El estudio ya ha sido presentado tanto en la Junta de Castilla y León como en el Obispado de Segovia. “La iglesia en general está bastante cochambrosa, el acceso a la torre lo hemos cerrado, y en la nave principal hay numerosas goteras y humedades”. La misa se viene celebrando en el salón municipal, evitando de esta manera el frío y mal estado del templo.

La torre fue motivo de pleito

La iglesia, que data del siglo XVI, es un edificio gótico al que se le realizaron reformas en época barroca. Según la documentación existente, es precisamente la torre, la que se realiza después de construir el grueso de la iglesia (1583-1587), concretamente se comienza en el año 1593, y se finaliza en 1618. La tardanza y demora en su ejecución se debe a un pleito con el constructor, cuyo pago se realizaría años más tarde, en 1623. Asimismo, en 1630 se completa la carpintería de la torre y de la escalera. La actual veleta se coloca en el año 1734. En su interior puede admirarse su retablo mayor barroco de cinco calles y ático, donde se entroniza la imagen de la Inmaculada Concepción. La última gran reforma del templo se realiza en el año 1737, cuyo coste ascendió a 13.000 reales.