La Navidad ya está aquí

Cerca de 600 cantores participaron ayer en el Certamen Provincial de Villancicos, inicio oficioso de la época navideña en la provincia de Segovia

0

La Navidad ya está aquí. Aunque, en rigor, llegará el día 25 de diciembre, lo cierto es que, en la provincia de Segovia, su inicio oficioso es la celebración del Certamen Provincial de Villancicos que, desde hace 33 años, organiza el Taller Cultural de Fuentepelayo.

En esta edición, el certamen se anunciaba más multitudinario que nunca. Un total de 28 coros, procedentes de 22 localidades diferentes, se habían inscrito. Y, tal y como se esperaba, la iglesia de Santa María llenó su aforo. Desde pocos minutos después de las cinco de la tarde hasta pasadas las ocho, no cesaron de escucharse villancicos, de todos los estilos musicales imaginables.

Desde que el Coro de Ángeles de Fuentepelayo interpretó “Ya se contar”, hasta que la Rondalla del Taller Cultural de Fuentepelayo cantó “Tarantán”, cerca de 600 personas se subieron al altar del templo para dar lo mejor de sí. Quienes se llevaron mayores aplausos fueron los tres coros de discapacitados (Nuestra Señora de la Esperanza, Hermanos de la Cruz Blanca y Santa Teresa de Ávila). También destacaron los coros del programa “Convivir Cantando”, impulsado por la Diputación en pueblos ‘medianos’ de la provincia.

Para acabar, todos los coros cantaron, al unísono, “Noche de Dios”, en lo que ya viene a ser una tradición en el Concurso Provincial de Villancicos.

Juan Cruz Serrano, alma mater del Taller Cultural —y también vicepresidente de Caja Rural – Caja Viva— , estaba radiante con el resultado. “Todo ha resultado genial, a Fuentepelayo ha venido una barbaridad de gente”, declaraba, subrayando la “altísima calidad musical” de los coros participantes.

Al Certamen Provincial de Villancicos acudió el diputado provincial de Cultura, José Carlos Monsalve. Entre otras autoridades, también estuvieron presentes el alcalde de Fuentepelayo, Daniel López; el gerente de la Fundación Caja Cega, Francisco Encinas; y Teresa Puente, representante del Taller Cultural de Fuentepelayo.

Fuera de la iglesia quedaba un obsequio, una chocolatada con churros caliente para todos los cantores. Se repartieron cerca de un millar. Luego, cada grupo habría de regresar a su localidad, con la satisfacción de haber sido protagonista en el arranque de la Navidad segoviana, porque ya se sabe que aquí no es Navidad hasta que no se celebra el Certamen Provincial de Villancicos.