La Junta aprueba la declaración de BIC del retablo de la iglesia de San Juan Baustista de la localidad

La resolución adoptada responde al valor de esta obra como uno de los retablos más relevantes del Renacimiento castellano.

4

La Junta de Castilla y León ha declarado el retablo mayor de la iglesia de San Juan Bautista Bien de Interés Cultural (BIC) con categoría de Monumento. El retablo está perfectamente integrado en el inmueble y es una parte fundamental de la iglesia parroquial de Carbonero el Mayor.

La resolución adoptada responde al valor de esta obra como uno de los retablos más relevantes del renacimiento castellano, con influencias flamencas e italianas. La pieza destaca tanto por la pintura de sus tablas como por su mazonería (trabajo en relieve). Obra de la primera mitad del siglo XVI, fue realizada por Baltasar Grande y Diego de Rosales, para la iglesia parroquial de Carbonero el Mayor, destino que aún mantiene en la actualidad. Esta obra maestra de pintura y escultura está dedicada a San Juan Bautista y se sitúa en el altar mayor de la iglesia.

El valor principal de esta iglesia es el de ser contenedor del retablo, joya renacentista a la que se encuentra unida de forma permanente desde su creación.

Los restos más antiguos que se conservan de la iglesia de San Juan Bautista están datados en el siglo XIII. A finales del XV, coincidiendo con el esplendor económico segoviano, se produjo la transformación del templo al gusto gótico. Luego, entre 1731 y 1736, se efectuaron nuevas obras, adecuándose la iglesia al estilo barroco. Es en esta época, cuando se produce el traslado del retablo, desde su primera ubicación a la nueva cabecera, y en consecuencia el orden originario de las tablas fue trastocado.

El retablo aúna lo flamenco, propio de las circunstancias históricas durante las que fue creado, primera mitad del siglo XVI, con la herencia italiana. Dos estilos diferentes de representación artística magníficamente relacionados. Independientemente de sus relevantes valores artísticos, el retablo presenta a través de una función doctrinal, un marcado caracter antropológico en el que predomina la exaltación de la fe.

El retablo está formado por un conjunto de veintiuna tablas que se distribuyen en el retablo organizado en cinco calles, con banco, cuerpo de tres pisos y ático.

En el banco aparecen representados los cuatro evangelistas con sus respectivos símbolos alados, separados en el centro por el hueco del sagrario. Destaca por su realismo la figura de San Lucas.

En el primer cuerpo y en la calle central se encuentran las historias principales de este retablo. En el primer cuerpo con escenas de la vida de San Juan Bautista. En la calle central se refieren escenas de la vida de Jesús.

El resto de los huecos muestra una serie de santos, mártires y arcángeles sin nexo narrativo alguno, que puede responder al nuevo ensamblaje con motivo del traslado ya reseñado, que dio lugar a una alteración del orden original. De esta forma encontramos que las tablas referidas al “Abrazo de San Joaquín y Santa Ana ante la Puerta Dorada” y “El lavado de los pies de Jesús por la Magdalena en casa del fariseo” aparecen fuera de contexto.