La Junta adjudica la redacción del estudio informativo de la variante

El Ayuntamiento había solicitado que la carretera discurriera por el norte del casco urbano.

3

La Junta de Castilla y León, a través de la empresa pública Provilsa, ha adjudicado la redacción del estudio informativo de la variante de Santa María la Real de Nieva.

De este modo se ha impulsado una de las variantes anunciadas en la red regional, en este caso de la carretera CL-605.

La adjudicación de la empresa regional se ha realizado a la empresa Tecopysa y se incluye en la obra de desdoblamiento de todo el tramo de carretera comprendido entre el cruce de Tejadilla y Santa María.

Según explicó el alcalde de la localidad, Eusebio García (PP), desde el Ayuntamiento se ha solicitado en varias ocasiones la puesta en marcha de esta infraestructura para evitar los problemas de tráfico que se generan en el interior del pueblo. De este modo ya se instalaron semáforos reguladores del tráfico para evitar la coincidencia de camiones en el interior de la travesía, que se estrecha en varios puntos.

De acuerdo con los primeros estudios, la variante discurriría por la zona norte del casco urbano, arrancando en las proximidades del restaurante Abanto y finalizando más adelante del cruce con la carretera que conduce a Nieva y a Arévalo.

El Ayuntamiento de Santa María ya se pronunció en dos ocasiones presentando alegaciones en el sentido de solicitar que la carretera discurriera por la zona norte, por la zona del instituto de Bachillerato, cruzando la carretera de Bernardos y Domingo García, y regresando de nuevo a la CL-605. De este modo se evitaría que el casco urbano quede cerrado entre esta infraestructura y la del AVE Segovia-Valladolid.

“En dos plenos habíamos solicitado esa alternativa una vez que se elaboró el informe medioambiental”, recuerda el aldalde, quien estima que se trata de una obra “muy necesaria” puesto que la travesía soporta cerca de 6.000 vehículos diarios, “con los riesgos que hay, a pesar de los semáforos instalados”. “Por el momento no ha habido desgracias importantes, pero sí se han producido daños en algunos balcones de las viviedas”, recordó.

Según sus datos, de los 6.000 vehículos que cruzan a diario, unos 5.000 se dirigen hacia Carbonero y Nava de la Asunción, mientras apenas un 10 por ciento tienen como destino la zona de Arévalo.