La Fiscalía analiza las pruebas del último posible envenenamiento de animales

La Fiscalía de la Audiencia de Segovia ha admitido para su análisis las pruebas del último caso de envenenamiento de animales ocurrido en los términos municipales de Cantimpalos, Yanguas de Eresma, Roda y Armuña.

Las pruebas forman parte del expediente abierto a raíz de la aparición a finales de marzo de más de 40 ejemplares de aves y algunos zorros, once especies distintas, por un posible envenenamiento.

Los cadáveres fueron encontrados por un particular, que dio el primer aviso y sirvió para que desde la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León se iniciaran labores de rastreo por la zona en los términos municipales de Cantimpalos, Yanguas de Eresma, Armuña y Roda de Eresma, a ambos lados de la autovía de Valladolid, a la altura de la desviación de Yanguas.

Los ejemplares muertos corresponden a cinco buitres negros, dos buitres leonados, doce milanos reales, dos milanos negros, un azor, seis busardos ratoneros, un aguilucho lagunero, tres cornejas negras, cuatro cuervos, tres urracas y dos zorros.

Conforme recoge el protocolo de actuación en casos de envenenamiento de fauna silvestre, todos los ejemplares muertos fueron trasladados al Centro de Recuperación de Animales Silvestres de Valladolid, donde se ha procedido a realizar las necropsias de los cadáveres. También, se han trasladado muestras al Laboratorio Forense de Fauna Silvestre y se esperan los resultados definitivos de las analíticas para confirmar la causa de las muertes.

Los primeros indicios apuntaban a un posible caso de envenenamiento como causa probable de las muertes, por lo que la Fiscalía ha iniciado las gestiones para depurar responsabilidades. De acuerdo con la documentación recibida por parte de los peritos, las muertes podrían haber comenzado un mes antes de ser encontrados los primeros cadáveres. Además descartan disparos y traumatismos en la mayoría de los casos. En otros, que se encontraban en estado esquelético, resulta difícil averiguar el motivo de su muerte.

Otra de las conclusiones a las que ha llegado la investigación hace referencia a que los zorros fueron los primeros animales en morir, seguidos de los milanos, y por último los buitres. Los cuerpos de algunos de los zorros se encontraban prácticamente depredados y con ausencia total de vísceras, lo que hace pensar que fueron comidos por las aves, y por ello fallecieron posteriormente.

Además cobra peso la hipótesis inicial manejada por los investigadores de que murieran por envenenamiento dado que algunas de las aves carroñeras presentaban restos de vómitos en los picos. Además en alguno de los numerosos milanos que sucumbieron también se ha encontrado “material granular compatible con veneno”. La cantidad de ejemplares, su distribución en el terreno y el haber ocurrido en un lapso de tiempo tan corto hacen sospechar de una misma causa de muerte, según añaden los informes forenses.