La DGT investiga una posible huelga de ‘bolis caídos’ de los guardias civiles

Pere Navarro destacó la reducción de la accidentalidad en España en los últimos años

6

El director general de Tráfico, Pere Navarro, asegurado ayer que su departamento está recogiendo datos sobre la actividad de los agentes de las agrupaciones de tráfico de la Guardia Civil, que podrían estar trabajando “a reglamento”.

Antes de participar en un curso de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), Navarro no quiso precisar más a los periodistas sobre la posible incidencia de una huelga de “bolis caídos” de algunos agentes, en protesta por los recortes salariales. No obstante, el director general ha asegurado que “hay significativas diferencias según el territorio” y ha añadido que se tomarán medidas: “Luego habrá que hacer lo que haya que hacer para salvaguardar la seguridad vial, que no es negociable”.

Según Navarro, “los agentes están en la carretera y saben lo importante que es la vigilancia y control de la disciplina, saben lo que pueden hacer y lo que no pueden hacer, las reglas de juego están muy claras”.

Ante los alumnos del curso de la UPM, sobre todo estudiantes de ingeniería, Pere Navarro ha hablado sobre el mundo del tráfico y la seguridad vial, además de intentar convencer a alguno “que se plantee la posibilidad de especializarse en temas relacionados con el fascinante mundo del tráfico y la seguridad vial”.

Todo, porque según el responsable de la Dirección General de Tráfico, en España “nos hacen falta especialistas” en este área específica.

El director general de Tráfico se ha felicitado porque algunas de las medidas para la mejora de la seguridad vial, anunciadas por la Comisión Europea, ya se hayan puesto en marcha en España, como las referidas a las motocicletas.

En líneas generales, a juicio de Navarro, las grandes carreteras en Europa ya están hechas y, en líneas generales, ahora hay que hacer un esfuerzo para la gestión de las infraestructuras con criterios de seguridad vial.

Navarro, según ha confesado, tiene la impresión de que España ha pasado de ser como un tramo de concentración de accidentes en Europa a un país de referencia en seguridad vial, habiendo reducido el numero de muertes en un 52%, cuando la media europea es del 36%.

Según el responsable de Tráfico, España está en unas 58 víctimas mortales por millón de habitantes, mientras que la media europea es de 70 fallecidos, aparte de que, junto con Letonia, es el único país que ha cumplido el objetivo europeo de reducción a la mitad de las víctimas de tráfico, a finales de 2010.

En cuanto a nuevas medidas, el director general de Tráfico ha explicado que, en 2006, el Gobierno puso en marcha el permiso por puntos, en 2008, la reforma del código penal, y, en 2010, la reforma del procedimiento sancionador en materia de tráfico.

A su juicio, “son medidas de gran calado que necesitan tiempo para hacer todo su recorrido”, aparte de que, el 25 de mayo pasado, entrara en aplicación la reforma de la Ley de Tráfico, y, el 25 de noviembre, entra la dirección electrónica vial y el tablón edictal de sanciones de tráfico.

Es en todo esto, de acuerdo con Pera Navarro, en lo que está concentrada ahora la gestión de la Dirección General de Tráfico, además, “por supuesto”, de la “Operacíon verano”, matiza el responsable de la circulación y la seguridad vial

En el mismo curso intervino la directora de la Asociación para el Estudio de la Lesión Medular Espinal (Aesleme), Mar Cogollos, quien reivindicóque las medidas de seguridad derivadas de la investigación tecnológica se apliquen en todas las gamas de coches y no sólo en las más altas. Cogollos dijo que “hay que conseguir que la seguridad vaya a todos los coches”.

Por eso,consideró que la tendencia para evitar víctimas es que, “cuando haya un error humano, se puedan reducir las consecuencias porque la carretera nos pueda salvar o por las medidas de seguridad de los vehículos; hay que ir hacia coches y carreteras que perdonan”.

Para Cogollos, ahora mismo, cuando hay novedades tecnológicas, sólo se incorporan a los modelos de alta gama, por lo que ha pedido “que la seguridad vaya a todos los coches, para que nos pueda salvar, ante un posible error humano”.