La corrida de rejones ofreció momentos de gran interés

Francisco Benito y Martín Burgos, dos orejas cada uno y Antonio de Almeida consiguió tan solo un apéndice.

2

El segundo festejo de feria, corrida del arte del rejoneo, estuvo acorde con las expectativas en torno a dos de los actuantes sobre todo: Martín Burgos y Antonio de Almeida. Bajó algo el tono Francisco Benito. El ganado también respondió, por lo que el festejo ofreció un más que aceptable juego en positivo con momentos cumbres y toreo de alto nivel a cargo del lusitano Almeida .

FRANCISCO BENITO.- Clavó fácil dos rejoncillos de castigo con galopadas baldías en algunos casos. Luego ya con sentido téctico, toreó con cierta armonía para dejar en suerte al morlaco y prender rehiletes a una mano con diferente fortuna. Es buen jinete y posee experiencia en estas lides donde lleva varios años ejerciendo el oficio. Palitroques de los cortos, la rosa y oreja.

Con el cuarto novillo de la tarde, estuvo incierto, fallón y desconfiado. Galapadas sin sentido y mucha reticencia al entrar a clavar, dejando los rehiletes en buen sitio tras fallar en un par de ocasiones. Enmendó la plana con dos garapullos en la suerte del estribo y al matar bien, cortó una oreja.

RAUL MARTIN BURGOS.- Comenzó con un medido trote llevando al astado con medición en la embestida, cercano a la vaticola. Tamplando y con técnica y soltura, clavó rehiletes a una mano, uno de los cuales fue realmente espectacular. Excelente monta y dominio de la situación. Faena muy técnica y estudiada al mismo tiempo. Mató mal y la cuestión quedó en saludos desde el tercio.

Más inspirado y con mejores argumentos, desarrolló un excelente toreo a caballo del gusto del respetable. Clase y monta excelente para cualificar la labor del madrileño en labor de completa ejecución. Cinco palitroques, uno a dos manos que fue además el mejor y más espectacular. Tres de las cortas y rejón para dos orejas.

ANTONIO DE ALMEIDA.- Este joven lusitano alternativado el pasado 7 de julio en Arévalo, mostró su calidad artística sobremanera. Vistió como es tradición y de obligado cumplimiento en los rejoneadores portugueses a la federica con casaca roja. Evolución sobre el ruedo con clase y primorosa prestancia. Magnícos caballos, sobre todo un alazán realmente espectacular y eficaz como pocos. Cumplió bien el primer tercio y mejor aún el segundo con rehiletes clavados al quiebro entre ovaciones. Belleza en el clásico toreo a caballo imprimiendo calidad y elegancia. Con otro alazán también lo bordó. Tres rosas y rejonazo para un apéndice.

Con el novillo que cerraba plaza, de regular comportamiento, magnífica demostración de clase a caballo con vistosas galopadas que levantaron clamor. Cayó mal un rejoncillo, otro excelente y con la exhibición de monta y los argumentos válidos del toreo a la jineta, prendió cinco rehiletes, uno excepcional al quiebro, más tres de los cortos y rejón caído tras metisaca.

COMENTARIO FINAL.- Para poner colofón a la crónica, comentar la buena organización de los festejos taurinos en el Real Sitio a cargo de la Asociación Cultural y Taurina La Granja. Cada cual a lo suyo y todos formando equipo eficaz y solvente. Por mi parte, decir que me siento honrado con ser socio de honor de esta acreditada asociación.

Ficha.-

Los rejoneadores

Francisco Benito, que sustituía al anunciado Miguel Angel Martín, rejón caído (oreja) y rejonazo ( oreja).

Raúl Martín Burgos, metisaca que descordó al animal ( saludos) y rejón tresero ( dos orejas).

Antonio de Almeida, metisaca y rejón (oreja) y metisaca y rejón caído (ovación).

Los novillos

Utreros de la la ganadería de Herederos de Manuel Santos Alcalde, correctos de presentación y de buen juego en general, excepto el que cerraba plaza, mansurrón

Incidencias

Registró casi un lleno en los tendidos. Presidió con autoridad y criterio José Luis Vázquez, alcalde del Real Sitio de San Ildefonso. Ocuparon sitial en el balconcillo presidencial la reina y una dama de la tercera edad. Mucho ambiente en los tendidos y el maravilloso paisaje eterno y admirativo en el inminente entorno donde se ubica la plaza.