La Comisión de la Escuela Pública celebró una charla sobre la LOMCE

La Plataforma por la Escuela Pública, Laica y Gratuita de Segovia, y la Comisión de Cuéllar, contaron con Pedro Urueña para hablar de la implantación de la ley.

1

La sala cultural Alfonsa de la Torre acogió el miércoles por la tarde la segunda de las charlas organizadas por la Comisión de trabajo de la Escuela Pública de Cuéllar y Comarca, junto a la Plataforma por la Escuela Pública, Laica y Gratuita de Segovia. Para explicar los detalles más controvertidos de la inminente instauración de la LOMCE, contaron con la ponencia de don Pedro Urueña, Inspector de Educación, Licenciado en Filosofía y Letras y Catedrático de Bachillerato.

El pasado 18 de marzo tuvo lugar la primera de las charlas, con la participación de don José Luis Pazos, presidente de la Federación de Asociaciones de Padres y Madres del Alumnado de la Comunidad de Madrid, y vocal autonómico de Madrid en la Junta Directiva de la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos. No obstante, la Comisión que defiende la causa de la Educación Pública en la localidad, quiere seguir ofreciendo información a los padres, y a la vecindad en general, sobre la implantación de la polémica nueva ley de educación.

Antes de comenzar con la ponencia principal del acto, las representantes de la Comisión emplazaron al público asistente a participar en la ‘Fiesta de la Escuela Pública’, que se celebrará en Segovia el día 7 de junio con conciertos y teatro entre otras múltiples actividades.

Pedro Urueña comenzó con agradecimientos su charla, marcándose dos objetivos: informar a todos del contenido de la ley, sus principales medidas, cómo afecta al alumnado; y además, contribuir a integrar argumentos que formen una opinión contrastada. Hizo hincapié en esta intención aludiendo a una cita de Antonio Machado: “En España, de diez cabezas, nueve embisten y una piensa”.

El ponente continuó exponiendo el preámbulo de la ley y algunas de las razones que han generado mayor rechazo por la comunidad educativa, que pasan por “no tener un Libro Blanco ni proceso de discusión, además de ser una ley con fecha de caducidad, cuando lo que se pide en este país es una continuidad”.

Comentó cuáles son los tres principios en los que se basa la ley: por un lado, considera al alumnado como el centro y razón de ser de la educación, con lo que están de acuerdo; por otro, el talento y las condiciones socioeconómicas están ligadas a la potenciación de la inteligencia, y desde la Plataforma se busca dejarlas a un lado; por último, existe una supeditación de la educación a la economía, que desde este colectivo consideran una lacra y un sesgo en la educación pública.

La charla trató a continuación con algunas de las cifras más representativas de la educación nacional, como el 26,5% de fracaso escolar y la enorme brecha que, aseguran, se está creando entre el norte y el sur de nuestro país, o datos sobre el informe PISA, que nos sitúa a la cola de los países europeos en educación.

Urueña afirmó que con esta nueva ley que entrará en vigor a partir del curso que viene, se está promoviendo la excelencia pero olvidando al resto de alumnos, y no hay una igualdad de oportunidades.

Continuó invitando a una reflexión al público sobre las inexistentes medidas de la ley en cuanto a la educación infantil, utilizando en su presentación una diapositiva en blanco que simulaba el vacío legal que se deja en esta “etapa tan determinante para los alumnos”.

Para la educación primaria comentó que los objetivos y prioridades son los mismos que los marcados en la LOE. Las novedades llegan con la desaparición de los ciclos: se imponen seis cursos y desaparecen asignaturas como Conocimiento del Medio, para volver a las materias de Naturales y Sociales. Según el ponente “es mejor programar a dos años, ya que el plan se adapta mejor a los niños, marca objetivos a corto plazo y un mismo profesor durante dos años beneficia a los niños”. Insistió en que no se tiene en cuenta el contexto y que deben desarrollarse las competencias con un modelo “que prepare para la vida” e incluya saber buscar información y aplicarla, no acumularla.

En cuanto a las competencias del MEC, señaló que la nueva clasificación de asignaturas en troncales, específicas y de libre configuración académica “no basan su separación en nada concreto”, y que esa elección de optativas deja fuera de combate a asignaturas como Educación Plástica y Visual, o Valores Sociales y Cívicos.

Respecto a la Educación Secundaria se van a imponer dos ciclos de tres y un curso. Desaparecerá Diversificación Curricular, un plan con otra programación y metodología más próxima al alumno para conseguir el graduado, con un profesor que imparte más horas y menos alumnos por aula.

Los ciclos de Formación Profesional básica no tendrán una titulación académica, solo profesional, y sustituirán a los actuales PCPI (Programas de Cualificación Profesional Inicial). Según Urueña “se están poniendo muchos obstáculos para obtener el graduado”. “Los sistemas de elección temprana de materias nos llevan de vuelta a los 70 y tiran por tierra el esfuerzo de estos años por revalorizar la Formación Profesional”.

La charla terminó con un coloquio en el que las madres y padres de alumnos y los vecinos asistentes intercambiaron sus inquietudes.

Desde la Comisión se invitó a la difusión del próximo acto de celebración del I Aniversario de la Comisión Escuela Pública Cuéllar y Comarca, que tendrá lugar este sábado 5 de abril.