El vídeo grabado por los niños de La Granja se ha podido ver en la cumbre del clima de Madrid. / E.A.
Publicidad

Es ya conocido para muchas personas la actividad que el Ayuntamiento del Real Sitio de San Ildefonso potencia en colaboración con Otium Educación y Tiempo Libre para cubrir el ocio de los más pequeños y los jóvenes del municipio los sábados por la tarde a través de la Ludoteca Hola y el Centro Juvenil La Bola (ambos de titularidad municipal).

Durante los últimos años, se han desarrollado programas de diferentes temáticas: la historia, el arte, el circo, la igualdad de género… pero este año querían hacer algo diferente, algo que uniera de manera inequívoca a la concienciación por la lucha contra el cambio climático, en la esperanza de que se deje a los ahora ‘pequeños socios’ de una ludoteca municipal, un mundo cuanto menos habitable. En este sentido, se presentó hace algunas semanas la propuesta basada en el conocimiento y difusión (además de la puesta en práctica) de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Se han trabajado ya algunos aspectos desde la perspectiva de la educación no formal y el ocio, como la importancia de los productos de proximidad y producción ecológica, el uso correcto del agua y la igualdad social y de género.

El pasado 23 de noviembre, se abordó alentados por el Centro Nacional de Educación Ambiental (CENEAM), dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica, que existe la enorme suerte de que desarrolle su actividad en Valsaín, se llevó a cabo la grabación de un vídeo sobre lucha contra el cambio climático desde la perspectiva de los más pequeños. En parejas, fueron desgranando lo que ell@s entienden por cambio climático, qué soluciones creen que se pueden aplicar y qué pedirían a los dirigentes a nivel mundial.

Lejos de las primeras expectativas, que eran más pesimistas, los peques no se amilanaron y demostraron que quieren vivir en un mundo mejor. Coincidieron much@s de ell@s con los especialistas que aseguran que para evitar esa situación, el mundo necesita “cambios rápidos y de gran alcance”. Propusieron también cambios que algunos intentan hacer en su día a día como utilizar el transporte público, ahorrar energía, tratar de consumir menos, reducir y reutilizar e informar y educar a los demás, incluidos los padres y madres.