anacriado 41
Algunas de las pancartas de la movilización en Sepúlveda en defensa de la sanidad rural./ANA Mª CRIADO

El personal sanitario de la Zona Básica de Salud de Sepúlveda no ha sido ajeno a estas protestas. Las movilizaciones parten de una mejora de la sanidad rural para la población, pero sin olvidar las condiciones a las que se enfrentan médicos, enfermeros y otros trabajadores.

El pasado mes de junio, el Sindicato Médico de Segovia CESM se posicionó en contra de la reordenación de la Atención Primaria del ‘Plan Segovia’, que incluye la desaparición de 19 médicos rurales en la provincia. Un hecho que afecta a todos los centros de la provincia, incluidos los del nordeste.

“No nos dejan de quitar médicos. Pero la realidad es que no los hay. Es un problema de planificación a largo plazo”, asegura una médica de la ZBS de Sepúlveda a raíz de las protestas. “Como tardan tanto en formarse, no disponemos de ellos. Y de los pocos que hay, ninguno quiere trabajar en la zona rural”, afirma.

A pesar del gran trabajo realizado por los sanitarios durante los peores meses del Covid-19, no dejan de recibir malas noticias. “Han quitado un montón de consultas presenciales y solo se atiende a demanda, con horarios muy restringidos, lo que provoca que muchos pueblos pequeños no tengan otra opción que acudir a Sepúlveda para ver a un médico”, lamenta la sanitaria.

El servicio de cita médica previa se configuró a raíz del estallido de la pandemia, lo que “para la población mayor es un problema muy grande”, declara la médica.
“Hay mucha gente que prefiere que se la atienda por teléfono, por ejemplo, cuando necesita recetas. Pero las personas más mayores necesitan una atención especial”, asevera. Por ello, si el sistema de consultas a demanda se mantiene, “vamos a perder calidad de atención”, augura. Algo que los pacientes también presienten, de ahí que el miedo resulte en estas movilizaciones.

“Muchos pueblos pequeños no tienen otra opción que acudir a Sepúlveda para ver un médico”

A esto se suma el temor al cierre de las urgencias de Boceguillas. “El municipio tiene casi 800 habitantes y quieren cerrarlo, ¿qué va a hacer toda esa gente?”, indica la doctora preocupada.

Queremos potenciar la vida de los pueblos, pero, si quitas recursos, las personas más mayores se van a sentir desprotegidas y se van a ir. Y la gente joven no va a venir”, sostiene. Una acción que condena aún más la supervivencia de los municipios de las zonas rurales de Segovia, tan amenazados por el fenómeno de la despoblación.

Sin embargo, desde su perspectiva, considera que la solución a esta problemática es “algo complicada”. La trabajadora en la ZBS de Sepúlveda establece que muchos consideran que lo que hay que hacer es “pagar mejor a los médicos”. Pero esto no es del todo así, ya que “lo que quieren hacer la mayoría es trabajar el turno de urgencias e irse, pasar consulta cada día es algo que evitan”, manifiesta.

Por ello, pide a la Administración regional que asegure no solo la atención de urgencias, sino también en el día a día. Aunque el dilema no acaba aquí. También es necesario cubrir las sustituciones, “cuando se van de vacaciones, somos los compañeros los que ocupamos sus puestos, no viene nadie más”. Algo que se traduce en la fatiga, agotamiento y cansancio que muchos trabajadores sanitarios arrastran desde hace más de un año.