Teresa Nielfa
Teresa Nielfa

El Santuario de El Henar recibió ayer a los feligreses que acudieron a la misa funeral por todos los devotos de la Virgen de El Henar a lo largo de estos 400 años, celebrada en el Santuario y que pretende instaurarse como un acto anual. En esta misa, la imagen de la Virgen estrenó el majestuoso manto negro que se ofreció el día de su fiesta, creado junto a otro blanco por Teresa Nielfa, que estuvo presente en la celebración tras acudir la noche anterior a vestir a la Virgen. 

El manto es, para todos los que lo contemplan, una joya de la costura, bordado a mano por esta devota de Quintanilla de Onésimo. Cuenta Teresa que empezó este y el manto blanco prácticamente a la vez, allá por marzo, cuando llegó la tela traída desde Sevilla. “Todos los días me levantaba a las 7.30 para aprovechar la luz del sol, porque bordar esto es complicado, y por la noche lo preparaba, dibujos, lo planchaba…”, cuenta la creadora. Teresa fue modista de joven, pero sus labores no tenían nada que ver con esta, que ha sido otra experiencia completamente diferente. “La última semana lo pasé muy mal, veía que no terminaba y mi hija lo tenía ofrecido para traerlo en El Henar”, comenta. Nervios y una dolencia en la espalda que la obligaban a dejar de coser cada hora marcaron esa última semana, pero lo logró. Su hija fue la que lo llevó caminando desde Quintanilla en esa fecha; partió a las 12.00 de la madrugada para llegar a El Henar a las 5.30 de la mañana, con el manto a la espalda para entregarlo a las 6.00. “Nadie sabía lo que traía y cuando lo descubrió el cura, todo el mundo aplaudió”, cuenta Nielfa. En la misa del día de El Henar, presidida por el obispo, fue cuando se hizo la entrega oficial de madre e hija al Santuario.  “Esto es una ilusión grandísima, una alegría enorme poderlos acabar y ofrecer”, reconoce la costurera.

Teresa Nieglfa e hija
Teresa Nielfa e hija.

Teresa y su hija son devotas de la Virgen de El Henar desde siempre. “Tengo muchas anécdotas viniendo a El Henar andando”, recuerda Teresa. Su hija es constante y lleva 28 años acudiendo caminando, y si no es en la fiesta, camina algún domingo peregrinando. 

El manto va a vestir a la Virgen durante toda esta semana, puesto que el próximo sábado se celebra otra misa funeral a las 12.00 horas, en esta ocasión por las víctimas del covid. Los fieles   podrán contemplarlo esta semana como el hecho insólito que es, puesto que la Morenita de Castilla nunca ha lucido un manto negro. Así, la devoción en forma de manto es protagonista esta semana en el Santuario.

manto negro virgen
El manto visto por detrás desde la nave central del Santuario