Los niños cuentan con espacios propios para talleres, atracciones y diversión. / C. N.
Los niños cuentan con espacios propios para talleres, atracciones y diversión. / C. N.
Publicidad

El pasado mudéjar de Cuéllar está más vivo que nunca este fin de semana desde que diera comienzo su conocida feria medieval, renombrada con Cuéllar Mudéjar para destacar precisamente esta etapa tan importante de la historia de la localidad. El Parque de la Huerta del Duque no ha dejado de acoger a vecinos y visitantes, que ya se cuentan por centenares. La jornada de ayer siempre es una de las más fuertes, cuando los visitantes eligen pasar su sábado en este bello paraje en el que no falta de nada.

Como en otras ocasiones, la ambientación se ha cuidado con mimo para que el Parque de la Huerta del Dique tenga espacios aptos para todo tipo de público, y actividades acorde a todas las edades. Así, hay zonas para los más pequeños en las que se puede disfrutar de talleres, o las atracciones, también de carácter medieval, que no cesan de funcionar para disfrute de los niños. La parte de mercado se encuentra en la misma disposición que ediciones anteriores, con pequeños cambios que han favorecido a los expositores locales; así lo ha creído conveniente la organización de la Concejalía de Turismo, que anunció que en años venideros habrá novedades más sustanciales.

De esta manera, Cuéllar Mudéjar se ha convertido en el centro neurálgico de la actividad desde el viernes, cuando Goyo Laguna abrió, enérgico y simpático, una edición más de esta exitosa feria. Y es que aún queda la jornada de hoy, Cuéllar Mudéjar ya ha sido un éxito de convocatoria, con solo echar un vistazo el viernes noche a todos los cuellaranos y visitantes que no quisieron perderse esta cita anual. Danzas a cargo de un grupo de aficionados de la villa, y la batukada de Iscarioca amenizaron la velada desde el escenario hasta el pasillo central de la feria, donde muchos disfrutaban en las tabernas dispuestas para la ocasión. Otra propuesta a destacar y que cada año congrega a cientos de personas en el palenque son las justas y torneos a caballo. Caballeros de la corte luchan ante un público muy participativo que hace que el palenque se convierta en un verdadero campo de batalla. Para hoy, la oferta sigue siendo tan atractiva que otros tantos centenares de personas conocerán el mudéjar de Cuéllar.