Publicidad

El fin de semana en la villa de Cuéllar ha estado marcado por el homenaje a las víctimas de la violencia de género. Con motivo del 25N, el Día Internacional contra la Violencia de Género, los cuellaranos han querido manifestarse de muy diversas formas para mostrar dos cosas: su condena a este tipo de violencia y su apoyo incondicional a las víctimas.
El sábado, la lluvia deslució el acto organizado por la Concejalía de Asuntos Sociales. Estaba previsto en la Plaza de la Huerta Herrera pero tuvo que pasar a celebrarse en el Palacio de Pedro I. Allí, en la sala de conferencias, se extendió un gran lazo morado lleno de velas que simbolizó la lucha contra esta lacra social. El acto quiso desvincularse de cualquier signo o colo político, porque el objetivo era unirse, en cualquier caso, a la lucha contra la violencia machista. Montserrat Rodrigo, concejal de Asuntos Sociales, fue la primera en hablar. Comentó cómo estas estadísticas de cifras de víctimas no pueden quedarse ahí, como un número más “detrás de cobardes”. Emitió un sentido mensaje de apoyo a todas las víctimas, animó a la denuncia. “No dudéis nunca de vuestras capacidades como mujeres, madres y profesionales”, manifestó. Además, compartió la alegría de ver cada vez a más hombres en estos actos, señal de que cada vez “son más inflexibles ante esta situación”.

5 violencia de género WEB
El alcalde de la localidad, Jesús García, también tuvo voz en este acto, leyendo un poema de la misma temática, con la canción ‘La puerta violeta’, de Rozalén, sonando de fondo. Carlos Fraile, portavoz socialista, se unió igualmente con un testimonio, indicando que hay días que viendo los medios de comunicación “es bochornoso ser hombre”. Montserrat Sanz, de Izquierda Unida, se unió también a este acto, además de la exconcejal de Cultura, María del Carmen Gómez, y los asistentes.

COLECTIVO 8M Después del homenaje del sábado llegó el del domingo, del mismo modo con carácter de homenaje pero también de lucha. El colectivo 8M Cuéllar se hizo ver de una manera muy particular. Todas las víctimas de violencia de género de este 2018 estuvieron representadas a través de muejres de Cuéllar. Ataviadas con camisetas blancas, una a una citaron nombre y lugar de residencia de cada víctima, seguido de “asesinada”, para poner en sus voces las palabras de aquellas que ya no pueden hablar por esa misma razón, porque fueron asesinadas. Caretas blancas y rosas moradas las simbolizaron después, en un acto que congregó a más de un centenr de personas en la Plaza Mayor de la villa.
Lucía Arranz, perteneciente al área de Juventud de Izquierda Unida, pronunció un discurso inicial que puso de manifiesto la lacra social que representa la violencia de género. Algunos de los temas que trató fueron la poca repercusión en los medios de esta problemática, además de la falta de recursos que destinan los gobiernos a esto que nos hace retroceder como sociedad. “Todo comienza en la desigualdad social, en el vocabulario y los discursos sexistas”, comentó denunciando la situación. Su apuesta y la de gran parte de la ciudadanía a todos los niveles es la de “formar en igualdad”, con una educación que no distinga entre sexos y ofrezca las mismas oportunidades a todos; un modelo de coeducación.

6 violencia de género WEB
Las víctimas estuvieron muy presentes, así como los menores que en muchas ocasiones están siendo educados en valores equivocados por estar en un entorno desigual. Estos trastornos educativos se manifestarán de muy diversas maneras, con bajo rendimiento escolar, problemas de habilidades sociales y un sinfín de irregularidades que deben desaparecer, para que las familias, “del tamaño y forma que se elijan”, crezcan en libertad.
Durante más de una hora, los vecinos de Cuéllar se sensibilizaron con la causa, deseando siempre que actos como estos no tuvieran que celebrarse, que el lazo morado no tuviera este significado y que esta aberración social no sucediera nunca más.

VECINOS CONCIENCIADOS

Han sido dos los actos que han servido para denunciar, manifestarse y mostrar apoyo a las víctimas de la violencia de género. El portavoz socialista explicó en uno de ellos que no es algo que sea lejano. Las CEAAS ofrecen los datos, las llamadas y denuncias de cuellaranas, y es un realidad “que tenemos a la puerta de casa”. Los actos contaron con una gran colectivo de personas que demostraron su concienciación y ansias de erradicar la violencia más injusta de la sociedad actual. Versos de Lorca y poemas propios de cuellaranos pusieron voz a familias enteras de víctimas, a modelos sociales que no favorecen la igualdad. “Si las mujeres dominaran el mundo, no habría guerras, porque ninguna de ellas estaría dispuesta a privar a otra del milagro de ser madre”, comentaba uno de los vecinos, portando un pañuelo contra la violencia de género anudado al cuello. Cuéllar es consciente, y quiere no tener que celebrar actos así en un futuro próximo.