Publicidad

Al igual que el resto del país,  la comarca viviría este fin de semana festividades que, aunque no afectan en fecha a Cuéllar, sí atraen vecinos y desplazamientos que dada la situación no deben realizarse. El alcalde de la localidad, Carlos Fraile, explicaba ayer viernes que la zona básica de salud de Cuéllar sigue encontrándose en un punto delicado aunque en la propia villa los contagios son mínimos; en el total de la zona se confirman doce positivos, pero en la localidad solo se conocen dos. La jornada del 15 de agosto suele llevar a los vecinos de la localidad a la festividad de otras poblaciones cercanas como Peñafiel, y desde la villa se quiere mantener la calma y llamar de nuevo a la responsabilidad.

Fraile anunció que durante todo el fin de semana se va a reforzar la seguridad con turno de noche en Policía Local, tanto el sábado como el domingo. Se van a realizar controles de salida y entrada para evitar los desplazamientos indebidos desde localidades confinadas, como se ha hecho durante las semanas anteriores, en las que sí se sancionó a vecinos de la población de Íscar, confinada actualmente.   Igualmente, se vigilará el cierre de bares y establecimientos de hostelería, obligados a cerrar a las 2.00 de la mañana. El alcalde asegura que todas las conductas contrarias a las medidas estipuladas para contener el virus serán perseguidas y sancionadas. Así, apela a las pautas recomendadas de distanciamiento social, uso de mascarilla obligatorio y evitar las reuniones de más de 10 personas, como se recomienda a todos los núcleos que se hallan en zona naranja de riesgo.

El alcalde de la villa ha hablado también de estas dos semanas que va a vivir la villa hasta alas que hubieran sido las fiestas patronales. Espera que se vivan “con toda la normalidad posible”, y para ellos se está controlando que no haya formación de peñas en locales, como es costumbre cada agosto. Emplaza a los vecinos a 2021 y afirma que la mejor forma “de recordar las fiestas es no hacer nada, pensarlo en el interior pero no escenificar nada y emplazarnos a todos a 2021”, asevera contundente. Apela a la responsabilidad individual para mantener comportamientos cívicos de aquí a lo que resta de agosto y primeras fechas de septiembre, cuando empezará de nuevo la cuenta atrás para las fiestas locales del año que viene, con esperanza de que puedan celebrarse con seguridad y total normalidad. n