“Ser rural es ser valiente. Ser rural es una decisión de vivir y crecer profesionalmente en el lugar que amas. Ser rural es la opción de vida por la que luchas. Ser rural es un sentimiento que se hace difícil describir con palabras. Ser rural es una emoción y un no sé qué que te une al origen. Ser rural es valorar tu tiempo y tu entorno. Ser rural es mirar al cielo lleno de estrellas y sentirte parte de algo inmenso. Ser rural es cocinar a fuego lento. Ser rural es mirar hacia el futuro y reinventarse. Ser rural es un valor que te representa, porque ancha es Castilla y ancho es tu corazón. Ser rural es estar en el lugar que quieres ser”. Este es el mensaje motivador que una joven emprendedora de Cabezuela del sector de la comunicación ha enviado a 70 empresas de la zona de Cantalejo y el nordeste de Segovia, que le han apoyado en su primer año de emprendimiento.

70 pymes y emprendedores comienzan el año 2021 recibiendo una carta especial en su buzón. Se trata de un manifiesto rural que busca empoderar y valorar la valentía de estas personas, quienes contra viento y marea apuestan por vivir y crecer profesionalmente en el medio rural segoviano.

“Mi propósito es que el comercio rural y de proximidad tenga las mismas oportunidades que las grandes compañías”

La iniciativa está promovida por Laura San Felipe-Comunicación, una joven de Cabezuela de 32 años que en el pasado mes de abril emprendió servicios de comunicación digital dirigidos a negocios rurales desde su casa, en Cantalejo. Con esta acción pretende enviar un mensaje motivador a las empresas que han apoyado su trabajo durante su primer año de emprendimiento. “Mi propósito es que el comercio rural y de proximidad tenga las mismas oportunidades que las grandes compañías para que vivir en los pueblos se convierta en una opción posible y no imposible”, explica San Felipe, especializada en comunicación para negocios rurales.

La comunicación digital ofrece modelos más asequibles y que permiten llegar a más gente, gracias a las redes sociales y a la presencia en Internet. Sin embargo, Laura hace un apunte: “No solo es necesario estar presente en Internet, mucho más importante es saber dónde debes estar y cómo comunicarte para conseguir resultados esperados, para que el tiempo y el dinero invertido dé sus frutos”. Por ese motivo se necesita una estrategia de contenidos estudiada y un plan de comunicación que trabaje en esa dirección y, recalca: “¡Ahí entro yo! Para ayudar a los negocios rurales a darle a la tecla adecuada y crear el tráfico necesario y llegar a la venta y a la fidelización de clientes”.

El manifiesto rural es un canto a la esperanza, está lleno de emoción, empatía y garra emprendedora. “He querido lanzar un mensaje que habla de un sentimiento que nos une. Porque los que estamos aquí tenemos algo en común, somos rurales y entre nosotros debemos apoyarnos”.