Uno de los equipos del servicio de vías y obras de la Diputación, realizando ayer tareas de limpieza. / El Adelantado
Publicidad

Dos equipos de vías y obras de la Diputación debieron de trabajar desde la noche del martes para devolver la normalidad a varias carreteras de la provincia después de las fuertes lluvias caídas en diferentes puntos ese día.

Las intensas trombas de agua volvieron a provocar inundaciones que hicieron necesario el corte en algunas vías de la red provincial, aunque gracias a la actuación de estos equipos de carreteras, se pudo reanudar pronto el tráfico rodado.

Según explicó la Diputación provincial, la situación más complicada se vivió en la carretera SG-V-2361 entre Turégano y Caballar, y en la SG-V-2427 entre Pecharromán y Sacramenia. En el primer tramo los trabajos finalizaron ayer miércoles, mientras que aún continúan en el segundo donde se seguía trabajando con motoniveladoras hoy miércoles por la tarde.

Por otro lado, en la SG-V-3225 entre Lastras del Pozo y Marugán, y en la SG-V-3219 entre Sangarcía y Marugán también continuaban trabajando hoy por la mañana, aunque simplemente para limpiar el firme utilizando máquinas barredoras.

Las precipitaciones fueron cuantiosas este martes por la tarde, registrándose en algunos puntos incluso granizo. La peor parte se la llevó la zona situada en el norte de la provincia, cerca de Valladolid, donde se contabilizaron varias decenas de litros de agua por metro cuadrado.