Imagen de la celebración de la Subida hace diez años./G.H.
Publicidad

La Subida de la Virgen del Castillo de Bernardos se convierte en la cuarta Manifestación Tradicional de Interés Cultural Provincial, después de que el pleno de la Diputación lo aprobara ayer por unanimidad. Se trata de una fiesta que, como indicaba el vicepresidente de la institución, José María Bravo, “tiene lugar cada diez años, cuando éstos terminan en cero, y hace que los hijos y los nietos de los residentes vuelvan al pueblo para llenarlo y participar en una procesión que la última vez se prolongó durante veinte horas”. Así, esta tradición se suma a la Ofrenda de los Cirios de Santa María la Real de Nieva, La Octava de Fuentepelayo y El Diablillo de Sepúlveda, anteriormente declaradas con el mismo título.

La Diputación de Segovia aprobó el 21 de junio de 2013 las bases reguladoras que contienen la descripción sustantiva y procedimental para la declaración de manifestaciones tradicionales de interés cultural, a fin de garantizar el apoyo institucional de la Diputación a aquellos usos, representaciones, exposiciones y conocimiento que definen el patrimonio cultural inmaterial, según lo prevé la Convención de la Unesco para la salvaguarda de dicho tipo de patrimonio cultural.

Las bases reguladoras fijan como requisitos que han de cumplir las manifestaciones tradicionales que obtuviesen galardones, los de singularidad y constatada tradición, debiendo vincularse con alguno de los ámbitos temáticos de la cultura tradicional de los contemplados en la Convención.

Con fecha 19 de septiembre de 2019, el Ayuntamiento de Bernardos formuló la pertinente petición de declaración como manifestación de interés cultural de la denominada Subida de la Virgen del Castillo, acompañada de un informe sobre la tradición de la aparición, tras siglos escondida, de la Virgen del Castillo y la Fiesta de la Subida, del que es destacable el ‘iter’ histórico de dicha tradición y de cómo ha llegado a la actualidad, con una celebración de dicha tradición cada diez años, precisamente los acabados en cero. Se expresa en el informe la descripción de los años, el arraigo y tradición popular, con especial explicación sobre los arcos que, con motivos florales, se ejecutan en honor a la Virgen, así como los adornos de balcones, con participación de todos los vecinos y los continuos bailes tradicionales que acompañan la citada tradición.

Finalmente, ayer fue aprobada la declaración de esta fiesta como de Interés Cultural Provincial, justo en el año de su celebración.