cabezuelas fiestas sifonada 2
Centenares de personas participaron en uno de los actos más popular de las fiestas. /F.D.

Las fiestas patronales de Cabezuela concluyeron el domingo con la tradicional sifonada con la que se venían terminando estos últimos años las celebraciones en honor al Cristo del Humilladero, y que este año dieron comienzo el martes 13 de septiembre. Arrancaron con el habitual desfile de peñas y el pregón inaugural que este año corrió a cargo del grupo local de teatro aficionado, La Hacendera.

La lluvia y el frío marcaron el arranque de unas fiestas que este año han tenido una agenda mucho más alargada. Nerea Pascual Sanz, Oihane Pastor, Julia Herrero, y Nahia Pastor, fueron proclamadas reina y damas respectivamente, todas ellas del grupo de quintos, que ambientaron las fiestas con el ruido del restallido de sus trallas.

La música estuvo a cargo de las orquestas Kronos, Cayenna, Lokura, Cougar, y la salmantina Princesa. Pero también las charangas y los grupos de dulzaineros locales contribuyeron a llenar de acordes y espectáculo todos los días de las celebraciones.

El día grande, el miércoles 14, estuvo centrado en la ofrenda y la procesión con la imagen del Cristo del Humilladero. De los festejos taurinos destacó la actuación del novillero briquero Saúl Sanz, cuya intervención el sábado 17 le permitió llevarse cuatro orejas y un rabo. Cenas y almuerzos completaron el programa festivo.