el espinar carretera sg500 01
Cartel que señaliza la carretera SG-500 como vía de uso frecuente por ciclistas. /E.R.

“Los ciclistas se han convertido en una nueva especie en peligro de extinción en Campo Azálvaro”. Así de rotundo habla Juan Manuel Gea Fernández, presidente Club Deportivo Caloco sobre el uso de la carretera SG-500.

Suena duro la situación en la que se encuentra la actual carretera El Espinar-Ávila (SG-500 y AV-500). Una carretera que los ciclistas ya califican de “no apta” desde el momento que se dio preferencia a su uso como vía de unión de la capital abulense y el municipio segoviano, para así facilitar la conexión con Madrid.

“Seguro que el presidente de los empresarios de Ávila, Juan Saborido, está muy contento con el arreglo de la vía hecho por la Junta de Castilla y León y presentada a bombo y platillo por el consejero de Fomento, Juan Carlos Suárez- Quiñones, el cual no parece tan consejero de Medio Ambiente”, enfatiza Gea Fernández.

Desde la inauguración de las obras que se llevaron a cabo en el tramo abulense, los accidentes y atropellos de fauna silvestre han aumentado considerablemente. “La vía se ha convertido en una carretera peligrosa por el aumento de vehículos, así como por la velocidad con la que discurren éstos por la misma. La carretera de Ávila, como la conocemos todos, el paraje del Campo Azálvaro como se denomina el mismo, es un espacio para disfrutar y contemplar al ritmo de las mariposas y no para usarlo como el recorrido más corto y a la postre más rápido. Teniendo en cuenta, además, que existen alternativas más rápidas y exclusivas para vehículos a motor: AP-51 y N-110 y su posterior unión con AP-6 y N-V”, explica el presidente del Club Caloco.

Un claro ejemplo de esta problemática ha sido el reciente atropello de un ciclista. “Prueba de esto ha sido el último atropello sufrido por nuestro compañero Sergio, al que deseamos una pronto recuperación. ¿Qué hubiera ocurrido si en lugar de golpear a Sergio, el impacto hubiera sido con un tractor, el cual va a una velocidad incluso inferior a la que vamos nosotros en bici? El resultado hubiera sido distinto, hoy Sergio no tendría que estar en una UCI”, aseguran.

Históricamente la SG-500 ha sido territorio ciclista, una carretera muy usada por Carlos Sastre, ganador del Tour de Francia 2008, y especialmente por los ciclistas locales. “Esta carretera la usábamos como refugio por su baja afluencia de coches, por ser un terreno ideal para entrenar, pero hoy por hoy el riesgo es alto”, finaliza Juan Manuel Gea Fernández.