Silvia Álvarez se formó, entre otros lugares, en la Casa de los Picos. /E.A.

El Festival Tetuán de Cine ha premiado con un ‘Topete de Oro’ a la sepulvedana Silvia Álvarez de Frutos, profesional del vestuario en las artes cinematográficas principalmente, aunque sin pasar por alto su vinculación paralela a las artes escénicas, televisión y publicidad, entre otras. El premio ‘Topete de Oro’ reconoce la trayectoria profesional en el mundo cinematográfico y se concede a personas con un vínculo estrecho con el distrito de Tetuán en Madrid, barrio donde la premiada reside desde hace más de una década. Se trata de un galardón que ya poseen artistas de la talla de actores como Aurora Bautista o Félix Cubero.

En el acto de entrega del premio se puso de relieve su historia personal y profesional en torno al mundo textil y de la indumentaria, con un emotivo vídeo donde se recordaban sus orígenes e inspiraciones.

La organización tuvo un especial recuerdo hacia su familia, de la que se destacó su influencia en la costura, el reciclaje de prendas y el gusto por la tradición, así como el vínculo con su amada Sepúlveda, donde muchos vecinos recordarán las décadas en las que su familia y en especial su padre Nicolás, gestionaba el Teatro Bretón, que funcionaba como sala de conciertos, teatro, mítines políticos o cine.

La historia profesional de Silvia Álvarez discurre entre Segovia, Londres y Madrid. Se formó en diferentes escuelas de arte, tanto en Londres como en España: la Casa de los Picos de Segovia, Arte 2, Arte 10 y el Centro de tecnología del espectáculo en Madrid, entre otras.

A finales de los años 90, se traslada a Madrid donde compaginaría estudios y trabajo, aunque en los últimos 10 años el distrito de Tetúan, destacado por su multiculturalidad, es su vecindario. Aquí ha desarrollado parte de su vida profesional que se mueve entre el mundo del entretenimiento, audiovisual y escénico. Gracias a sus manos ha ayudado a dar vida a personajes, en ocasiones guiñoles, muppets, puppets, que servían para publicidad, y conocidos muñecos de la pequeña pantalla, como los muñecos de ‘El Conciertazo’. También ha trabajado en algunas series de televisión tan diferentes como ‘Carlos, rey emperador’, ‘Centro Médico’, ‘Los Lunnis’, ‘Babalá Club’ o en cine como ‘Los Futbolísimos’ o ‘La Corona Partida’.

En teatro ha trabajado como constructora de personajes en carteles tan conocidos como Avenue Q, Pocoyó, Cantajuegos y eventualmente como sastra en los teatros nacionales (María Guerrero, Teatro de la Comedia, Valle Inclán, La Zarzuela y Ballet Nacional de España). Y en publicidad, para grandes marcas como Nike, bubble wich saga (de los creadores de Cundy Crush), Assasins creed Egypt o Mediamarkt. En el mundo del circo ha trabajado para los grandes circos de la capital: en el Circo Price, como coocreadora y realizadora, y en el Circo del Sol con el espectáculo ‘Totem’, como sastra.

Como bien dijo su primer jefe, Manuel Román, de la compañía Muñecos Animados, “si algo destaca de Silvia es su valentía, toda aquella que la ha llevado siempre a afrontar nuevos retos, su capacidad de aprendizaje y mejora, su versatilidad para adaptarse a cada medio con su saber hacer con tintes, telas o patrones”.